912 910 355
Horario de Atención:
24 horas
TUI DE

¡Niños, nos vamos a Atenas!

Partenón
Telescopio expuesto en el Planetario
Templo de Heracle, lleno de leyendas mitológicas
Centro de la Cerámica
Parque de Atracciones de Allou

Michael Paschos/Shutterstock.com Kotsovolos Panagiotis / Shutterstock.com Hirurg / Shutterstock.com

Una ciudad llena de monumentos no tiene porqué ser aburrida. La mitología griega hace que todas las visitas se conviertan en un cuento para los más pequeños.
Atenas debe su nombre a la diosa de la razón y de la guerra. Para elegir el nombre de la ‘polis’ los ciudadanos debían elegir primero un dios protector. Para ganarse su favor, Poseidón y Atenea, los dos candidatos, hicieron un regalo a la ciudad. Cuenta la leyenda que Poseidón clavó su tridente en la tierra e hizo brotar un manantial, pero el agua era salada. Atenea hizo crecer el primer olivo y los atenienses se decantaron por ella. Por eso, le dedicaron el templo principal de la ciudad, en la Acrópolis.

La mitología griega es una fuente inagotable de historias. Por eso, un viaje al corazón de Grecia es el destino perfecto para hacer de cada excursión un cuento para los más pequeños. Hercules, los dioses del Olimpo y criaturas mitológicas como el centauro o el pegaso son los mejores aliados para un viaje inolvidable. Explicar las leyendas no es incompatible con la Historia y las horas recorriendo la Acrópolis, el Ágora y los diferentes templos pasarán volando para los niños.

Otra opción es adaptar las paradas de nuestro viaje a ellos. Atenas ofrece múltiples opciones de entretenimiento que pueden combinarse con lo cultural para tener unas vacaciones de lo más completas. Un buen ejemplo de cómo combinar ambas cosas es el Museo de Arte Infantil, que tiene como objetivo enfatizar la singularidad del arte creado por los niños para que puedan familiarizarse con él. Es el único en el mundo que exhibe obras creadas por niños entre 5 y 14 años. Así se potencia el desarrollo de su creatividad y su sentido estético. La entrada cuesta 2 euros y está abierto de martes a domingo por las mañanas.

A los que les ha sorprendido el trabajo del escultor Fidias en el Partenón, tienen una cita en el Centro de la Cerámica. En él, los niños y sus padres aprenden las técnicas del arte de la arcilla y pueden llevarse a casa la pieza que hayan fabricado. Por algo se empieza. Los que quieran seguir los pasos de los actores de tragedias griegas después de pisar el Teatro de Dionisio, pueden empezar en el Museo Haridimos de Teatro de Títeres y Sombras, , con más de mil piezas de la compañía de titiriteros Haridimos.

Después de tanto escuchar hablar sobre él, es una pena no poder llevarles al Olimpo. Lo que sí se puede hacer es enseñarles el cielo desde el Planetario de Atenas, uno de los más grandes y mejor equipados del mundo.Con forma de anfiteatro, sobre su cúpula de 25 metros de diámetro se proyectan películas en 3D con una visión de 360º. El fondo del mar, la tierra de los dinosaurios y el Sistema Solar son algunos de los escenarios que se pueden visitar sin moverse de la butaca. Si les gustan los dinosaurios, en el Museo Goulandris de Historia Natural tienen mucho que ver. Además de los esqueletos de dinosaurios se les muestra, en un entretenido recorrido, exposiciones de botánica, paleontología, minerales o el mundo microscópico, entre otros. Aprenderán mientras se entretienen. Sólo abre por las mañanas, de martes a sábado.

Prohibido NO tocar

En el Museo Helénico de los Niños las exposiciones ponen al cerebro a trabajar, interactuando con objetos, juegos, etc. Existe un taller de robótica para pequeños y adultos donde se aprende a manejar engranajes, poleas o programas informáticos. Existen salas que abordan la importancia de productos como la leche o el aceite de oliva, proveniente del árbol de Atenea. Hay un aula sobre las Olimpiadas, ideal para antes de la visita al Estadio Panatenaico. Es imprescindible visitar la tienda antes de abandonar el museo, ya que encontraremos una interesante variedad de juguetes y libros educativos.

La mejor vista de Atenas, desde la noria

No hay excusa para no ir al Parque de atracciones de Allou, dado que es el único de Grecia pensado para mayores y pequeños. Desde lo alto de su noria de 40 metros se obtiene la mejor panorámica de la capital helena. Los niños y sus padres se van a divertir de verdad: subiendo al tren fantasma, jugando en 3D, en Mundo Mágico, practicando patinaje sobre hielo en invierno… Si es en verano, no olvidéis las gorritas, la crema solar, las gafas de sol y mucha agua.

Top 5 hoteles