912 910 355
Horario de Atención:
24 horas
TUI DE

Tras las huellas de la Guerra Civil en Barcelona

Mirador Turo-Rovira, situado en el barrio del Carmel
Interior del Refugio 307, situado en el barrio de Poble Sec
Plaza de Sant Felip Neri

Han pasado más de 75 años desde el final del conflicto que fracturó España, pero Barcelona todavía guarda un recuerdo muy vivo que puede conocerse explorando sus rincones.
La Ciudad Condal es conocida en todo el mundo por su arquitectura y por su carácter vanguardista y cosmopolita, que hacen de ella un destino extraordinario para todo tipo de turistas. Pero además es una ciudad perfecta para los amantes de la historia, que encuentran entre sus calles vestigios de otras épocas, pequeñas pistas que recorren el mapa de un punto a otro y cuyo descubrimiento lleva a comprender mejor la naturaleza de esta admirada ciudad.

Barcelona alberga entre sus calles algunos de los monumentos más impresionantes del país, resultado de la evolución e integración del pasado y el presente, pero también de la destrucción más absoluta provocada por la Guerra Civil que desde 1936 y hasta 1939 asoló España. Su historia reciente está marcada por un conflicto armado que alteró significativamente su aspecto y que provocó la muerte de un gran número de personas, convirtiéndola en símbolo de la resistencia republicana ante el golpe militar nacionalista.

Queremos adentrarnos en este pasado y para ello empezamos mirando hacia las alturas, donde una empinada pendiente nos lleva al mirador Turó de la Rovira, situado en el barrio del Carmel. Se trata de un espacio para la memoria colectiva donde, además de poder disfrutar de unas impresionantes vistas de 360º de la ciudad, se conservan los restos de una batería antiaérea construida en 1938. La roca, los cactus y los coloridos ladrillos de antiguas barracas son nuestros únicos aliados para conocer este lugar que nos incita a imaginar lo que supuso tratar de salvaguardar la capital catalana ante el bombardeo sistemático de la aviación fascista. Cuatro cañones Vickers de 105mm y un fonolocalizador fueron los principales protagonistas de la defensa activa desde este punto estratégico que al finalizar la guerra quedó inutilizado y que, con el tiempo, se sumió en la marginalidad. La gran labor llevada a cabo para recuperar la zona fue reconocida en 2012 con el Premio Europeo del Espacio Público Urbano.

Y como Barcelona es una ciudad de contrastes, ahora nos toca adentrarnos en las profundidades de la tierra. Durante la Guerra Civil se construyeron más de un millar de refugios antiaéreos para proteger a la población y entre ellos destaca el conocido como Refugi 307, situado en el barrio de Poble Sec. Recorrer sus 200 metros de túneles nos va a suponer sumergirnos en un espacio de pesadilla donde familias enteras vivieron angustiadas los peores momentos de la guerra. Excavado con ayuda de los propios vecinos, el refugio cuenta con tres entradas y en su momento disponía de lavabos, fuente, enfermería y sala para niños, entre otras estancias.

Pero sin lugar a dudas es entre sus calles donde encontramos los secretos más dolorosos y que todavía permanecen en la memoria de los supervivientes más ancianos. La plaça Sant Felip Neri es un oasis de silencio, un rincón del Barri Gòtic donde los agujeros provocados por la metralla en la fachada de su iglesia impiden olvidar los acontecimientos de 1938: una placa nos indica que aquí perdieron la vida 42 personas durante un trágico día del mes de enero, la mayoría niños que buscaban refugio ante las bombas.

Cierto es que Barcelona se define como una de las ciudades más turísticas del mundo, pero también es verdad que algunos de sus enclaves que más atraen a los visitantes, esconden las cicatrices de una guerra que pasan desapercibidas, por desgracia, para la mayoría de ellos.

La otra tragedia de la plaza

Antonio Gaudí visitaba con frecuencia la plaza Sant Felip Neri. De hecho, dicen que cuando fue atropellado por un tranvía en 1926, se dirigía a la iglesia del mismo nombre a escuchar misa.

“Barcelona al límite”

Es el nombre con el que han bautizado la exposición permanente que desde el año 2015 acoge el museo del Turó de la Rovira. En ella, se pretende reconocer la labor de los barraquistas, trabajadores recién llegados a la ciudad durante la posguerra que tuvieron que vivir en chabolas porque Barcelona no disponía de viviendas. Estos vecinos del barrio de Los Cañones (una de las barriadas de barracas del Carmel) lucharon por alcanzar los servicios básicos y consiguieron abrir una escuela de adultos dentro de lo que fueron las baterías antiaéreas.

Top 5 hoteles

España, Barcelona y alrededores, Barcelona

The Corner Hotel

30 octubre 2018, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
España, Barcelona y alrededores, Barcelona

Catalonia Magdalenes

30 octubre 2018, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
España, Barcelona y alrededores, Barcelona

Catalonia Square

30 octubre 2018, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
España, Barcelona y alrededores, Barcelona

Aparthotel Arai 4* Superior

30 octubre 2018, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
España, Barcelona y alrededores, Barcelona

Palace GL

31 octubre 2018, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación