Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

La Florencia más natural

Zonas verdes del Jardín de Boboli
El jardín de Boboli, pulmón de Florencia
Pueblo de Chianti
 Cueva de Buontalenti
Entrada a la cueva de Buontalenti

Aunque no sea su entorno natural lo que atrae al viajero hasta Florencia, la capital toscana dispone de hermosos parajes, capaces de enamorar al mismo nivel que lo hacen sus galerías de arte.
Si bien es cierto que el viajero llega a Florencia llamado por el mítico David de Miguel Ángel, el Duomo o su riqueza cultural, si presta atención y se sabe perder por parajes como el jardín Boboli, descubrirá que el lado verde de la capital de la Toscana es también arrebatador. Este parque natural es, precisamente, uno de los lugares más oníricos y simbolistas de la ciudad. Rodeando al Palazzo Pitti, es un parque inmenso en el que el viajero puede descansar de monumentos y esculturas para respirar por una jornada de aire puro, al tiempo que da largas caminatas.
Sus imponentes robles, salteados entre las esculturas y las fuentes, marcan un ritmo que combina el esplendor del arte con la arquitectura de la naturaleza. Su equilibrio y belleza es tal que se convirtió en el prototipo de jardín que inspiró la mayor parte de los jardines de las cortes reales europeas, especialmente el del Palacio de Versalles, en Francia.
Los jardines pertenecieron a las familia Borgolo y Pitti, pero no fue hasta que el palacio pasó a manos de los Médici, en el siglo XVI, cuando Cósimo I ordenó su diseño actual para su esposa Eleonora de Toledo. Se aprovechó el desnivel de la ladera para construir un anfiteatro y se desvió agua del río Arno para la famosa fuente de Neptuno, rebautizada por los florentinos como ‘El tenedor’, y regar los jardines rodeados de esculturas romanas, renacentistas y barrocas.
La Cueva de Buontalenti, también conocida como “cueva grande”, es uno de sus espacios más admirados. Iniciada por Giorgio Vasari, pero construida principalmente por Bernardo Buontalenti entre los años 1583 y 1593, es una construcción que imita una gruta natural con estalactitas y estalagmitas. El agua se ha ido distribuyendo por la sala de manera ingeniosa, de modo que cuando la luz se filtra por los recovecos del espacio, el escenario parece aún más onírico. Este juego de ilusiones se aprecia especialmente en la primera habitación, que esta pintada para crear explícitamente este efecto y dar así la sensación de estar rodeada de animales. En esta cueva estuvieron en su día expuestos ‘Los esclavos’ de Miguel Ángel, hoy instalados en la Galleria della Academia. Hay una segunda sala, muy escondida, donde se puede descubrir una estatua de Venus esculpida por Giambologna.
Menos conocidos y extensos que los Boboli, los jardines Bardini también son un enclave interesante, que regalan buenas vistas. Por ello, reciben menos visitas turísticas y es posible pasear más tranquilamente por ellos. Florencia tiene, por tanto, un lado verde del que disfrutar con la misma intensidad que de sus museos e iglesias.

Un idílico jardín de rosas

Más de cien tipos de rosas pueden verse en el jardín de las rosas, un pequeño pero idílico espacio verde. Se ubica junto a la plaza Michelangelo, la terraza panorámica más famosa de Florencia. El jardín, construido en el año 1865, ocupa aproximadamente una hectárea de extensión. El Ayuntamiento encargó el proyecto al arquitecto Giuseppe Poggi, que era el responsable de la restructuración de la parte izquierda del río Arno. Además de las rosas, el jardín tiene hermosos limoneros.

Una parada en Chianti

Si queremos investigar el entorno de la Toscana en busca de parajes verdes y lugares con encanto, Chianti es uno de esos pueblos italianos que en los que merece la pena detenerse en el camino hacia Siena. Chianti es además conocido por sus inmensos viñedos, que se extienden hasta otras zonas como Arezzo, Pistoia y Montepulciano. El paisaje de esta localidad se caracteriza por sus colinas verdes, cubiertas de extensos campos de olivos y viñedos, pequeños pueblos y casas de campo de piedra.

Top 5 hoteles

Italia, Toscana, Florencia

Palazzo Niccolini al Duomo

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Toscana, Florencia

Hotel Lungarno

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Italia, Toscana, Florencia

Helvetia and Bristol Starhotels Collezione

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Italia, Toscana, Florencia

Savoy Hotel Florence

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Toscana, Florencia

Art Hotel Villa Agape

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación