Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Una isla en el centro de la ciudad

La isla Rousseau
Pabellón
La estatua de Rouseau
Vista nocturna
El Pont des Bergues

Eva_elfje on Visual Hunt /CC BY

Desde el Pont des Bergues se accede a un espacio único: la Isla Rousseau. Actualmente es un parque público que ofrece unas vistas espectaculares de ambos lados del lago Lemán.
Ginebra sorprende a los turistas con rincones inesperados y llenos de encanto. Un ejemplo es la Isla Rousseau, que se sitúa en medio del Ródano y ofrece unas vistas espectaculares de ambos lados del lago Lemán. El acceso a este espacio se puede realizar a través del Pont des Bergues, ubicado en uno de los puntos más céntricos de la ciudad.
Los orígenes de esta pequeña isla se remontan al siglo XVII, época en la que se utilizaba como lugar estratégico para realizar labores de vigilancia. En 1628 se transformó en un astillero que daba la bienvenida a la flota mercante local. Por este motivo, la zona recibió el nombre de ‘Isla de los Barcos’.
En 1832 se llevaron a cabo diferentes remodelaciones en la ciudad de Ginebra, incluida la Isla Rousseau. A partir de este momento, se unió al Pont des Bergues y se transformó en un parque municipal. Los admiradores del filósofo y escritor Jean-Jacques Rousseau, que nació y pasó parte de su vida en Ginebra, decidieron acondicionar este espacio para recordarlo. Se plantaron diferentes árboles como sauces llorones y álamos de Italia para otorgar a este lugar un aspecto natural donde se pudieran dar paseos relajantes mientras se observaban diferentes perspectivas de la ciudad.
La denominación de Isla de los Barcos no se perdió hasta el 1835, fecha en la que el artista James Pradier esculpió una estatua de bronce en honor a Rousseau y la colocó en esta isla. Este hecho provocó que se renombrara tal y como se conoce ahora, Isla Rousseau.
Hoy en día, este espacio es muy popular entre los ginebrinos. En verano suele acoger a ginebrinos y turistas que acuden a la isla para hacer un pícnic o simplemente para descansar en los diferentes rincones de sombra que alberga. También es un lugar de encuentro para los amantes de los animales, sobre todo para las familias con niños, que se entretienen alimentando a los cisnes y patos que se acercan a esta zona. Uno de los detalles que hay que tener en cuenta si se visita este espacio es que los perros no están permitidos, ni siquiera si acuden atados con correa. Una norma un tanto chocante, ya que en Ginebra estos animales suelen ser bienvenidos en la mayoría de zonas como, por ejemplo, los transportes públicos.
La isla sufrió una gran remodelación en 2012 con motivo de la celebración del tricentenario de Rousseau. El objetivo de las modificaciones fue lograr que la ínsula se tornara más acogedora pero siempre respetando su historia y significado. Siguiendo estas pautas, se restauró la estatua del filósofo ginebrino para devolverle su orientación inicial. De esta manera, la pieza mira hacia la ciudad y no hacia el lago. También se colocó un banco de piedra natural de 70 metros para ofrecer un espacio de descanso a los visitantes, se instaló un nuevo sistema de iluminación de bajo consumo y se plantaron nuevos árboles que dieron un aspecto renovado a la zona.

Un bar al servicio de los visitantes

Dentro de la Isla Rousseau se puede encontrar un pabellón que funciona como bar con una carta de bebidas y comida al servicio de los visitantes. Los productos más destacados son los tés, los siropes artesanales, las sopas frías en verano y las calientes a partir de otoño. Sin olvidar la buena acogida que tienen sus helados y productos de pastelería, tanto dulces como salados.

¿Quién fue Rousseau?

Jean-Jacques Rousseau se considera uno de los grandes pensadores de la Ilustración en Francia, ya que sus ideas tuvieron importante repercusión en la Revolución Francesa. El ginebrino estuvo en contacto con otras figuras reconocidas como Voltaire, Diderot o Rameau. Y fue precisamente cuando compartió sus pensamientos con estos personajes, cuando redactó sus obras más populares. El escritor creó tanta polémica con sus teorías que acabó siendo desterrado de Francia y se refugió en Suiza.

Top 5 hoteles

Suiza, Lago Lemán, Ginebra

Hotel Les Armures

23 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Suiza, Lago Lemán, Ginebra

Eastwest Hotel

23 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Suiza, Lago Lemán, Ginebra

Hotel Metropole Geneve

23 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Suiza, Lago Lemán, Ginebra

La Cour des Augustins

23 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Suiza, Lago Lemán, Ginebra

Eden

23 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno