Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Suomenlinna, la máquina del tiempo

Atardecer en Suomenlinna
Suomenlinna en invierno
Puente de la fortaleza en Suomenlinna
Isla de Suomenlinna
Barcos de todas las épocas en Suomenlinna

A solo quince minutos en ferri desde el casco histórico de Helsinki, la isla de Suomenlinna es el enclave turístico de los alrededores de la capital que más visitantes recibe.
No es una edificación cualquiera, sino un complejo arquitectónico que se extiende más allá de su imponente muralla de ocho kilómetros. La isla de Suomenlinna es un monumento de arquitectura militar único en la época, algo que puso en valor la UNESCO al declararla Patrimonio de la Humanidad en 1991. Actualmente, es uno de los bastiones mejor conservados de todo el continente y cada año recibe 700.000 visitantes.
Suomenlinna es un símbolo nacional y una de las mayores fortalezas marítimas del mundo. Sus muros han sido el escenario de la historia finlandesa desde el siglo XVIII hasta bien entrado el siglo XX. Su construcción comenzó en 1748, cuando el país pertenecía al reino de Suecia. Dos años después, el rey Federico I la bautizó como ‘Sveaborg’. Durante medio siglo fue la base de operaciones de la flota naval sueca hasta que, en 1808, el ejército ruso tomó el control de la misma en la Guerra de Finlandia.
Rusia hizo de ella una de sus bases navales más estratégicas durante más de un siglo, tiempo en el que resistió duros ataques. Durante la Guerra de Crimea (1853-1856), en 1855, la flota anglofrancesa bombardeó la fortaleza, ocasionando serios daños estructurales. Finalmente, en 1918 y tras desencadenarse la Guerra Civil finlandesa, Finlandia toma el control del complejo y la bautizó definitivamente como Suomenlinna.
Desde entonces, la isla y su entorno han tenido que adaptar su modo de vida a las nuevas necesidades del país, que nada tienen que ver con la defensa. Hoy, la isla de Suomenlinna es considerada un barrio cultural y bohemio de Helsinki donde viven 800 afortunados. Su Junta de Gobierno, con apoyo del gobierno central, trabaja en la conservación y reparación de la estructura de la fortaleza al mismo tiempo que se erigen nuevos edificios a su alrededor. Las nuevas construcciones albergan una gran diversidad de servicios de restauración y alojamiento para hacer sentir como en casa a los visitantes que desembarcan en la isla. En muchos de estos edificios se acumula la oferta gastronómica. ‘Walhalla’, por ejemplo, abrió sus puertas en 1952 con motivo de los Juegos Olímpicos de Helsinki y ofrece comida suiza. En el mismo edificio, la Pizzería Nikolai reclama sobre el primero la atención de su cocina italiana.
Para hacerse una idea de lo que fue la antigua fortaleza, además de la monumental Puerta del Rey, entrada ceremonial a la isla, se recomienda visitar la iglesia luterana de Suomenlinna. Este antiguo templo ortodoxo aún conserva la aguja que los rusos usaban como faro. En el Patio de Armas, la plaza más importante desde 1760, yace el fundador, Augustin Ehrensvärd. Finalmente, desde Kustaanmiekka se observa la línea de defensa costera: cientos de cañones y terraplenes que permanecen ahí desde la época de la supremacía rusa.
Como complemento, la isla tiene una amplia oferta de museos. Los más llamativos son el Museo del Juguete, o el que exhibe el submarino Vesikko, del mismo nombre. Esta embarcación combatió en la Segunda Guerra Mundial y su interior alberga las dependencias de los marineros tal y como estos las dejaron la última vez que prestó servicio al ejército finlandés.
Historia, vida, pasado, presente, futuro… elementos que se introducen en la máquina del tiempo mejor conservada de todo Helsinki, la isla de Suomenlinna.

Los barcos rompehielos

Cualquier estación del año es buena para visitar Suomenlinna, pero en invierno se produce un espectáculo adicional. El barco que comunica Helsinki con la isla es sustituido por un rompehielo que se abre paso entre las aguas heladas del Mar Báltico. Estas embarcaciones son productos de alta ingeniería y están diseñadas para incidir lo mínimo posible en el medio ambiente. Finlandia se ha convertido en un país puntero en la fabricación de estos barcos. Ejemplo de ello es que la Aker Arctic Technology, especializada en tecnología del hielo, es pionera en barcos avanzados para la navegación en el Océano Ártico.

Una postal romántica

La isla de Suomenlinna es uno de los puntos estratégicos para conseguir una foto de postal. Especialmente al atardecer, con Helsinki al fondo, cualquier rincón sirve de telón de fondo para la instantánea. El Kahvila Piper, por ejemplo, situado en el parque con el mismo nombre, deja ver una hermosa panorámica del Golfo de Finlandia. También se pueden alquilar cestas para pícnics, ideales para una cita de dos. El escenario del Café Samovarbar, por su parte, es una villa del período ruso. Forma parte del Museo del Juguete y tiene mesas al aire libre.

Top 5 hoteles

Finlandia, Finlandia Meridional, Helsinki

Marski by Scandic

28 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Finlandia, Finlandia Meridional, Helsinki

Scandic Simonkentta

28 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Finlandia, Finlandia Meridional, Vantaa

Scandic Helsinki Aviacongress

28 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Finlandia, Finlandia Meridional, Helsinki

Scandic Paasi

28 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Finlandia, Finlandia Meridional, Helsinki

Scandic Helsinki Park

28 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno