Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

La cara encalada de Ibiza

Es Cubells
Santa Gertrudis de Fruitera
Santa Eularia des Riu
Campos de Ibiza
Sant Miquel de Balansat

Lejos de sus tres reclamos turísticos: playa, fiesta y ambiente 'hippie', la isla conserva con esmero un conjunto de pequeños pueblos con mucho encanto.
Un anciano guarda los aperos de labranza de su huerta en una caseta. No solo no está de vacaciones, sino que quizá ni siquiera haya ido nunca a Platja d’en Bossa. Vive en una de esas localidades alejadas de la costa y del mundanal ruido de las macrodiscotecas. Es la otra Ibiza o una de las muchas Ibizas que existen y que también merece una visita. Para toparse con estos pueblos, solo es preciso alquilar un coche y perderse por las estrechas carreteras que conectan el interior de la isla.
Uno de ellos es Sant Rafel de sa Creu. A solo ocho kilómetros de Sant Antoni de Portmany, es pequeño y modesto. No guarda parecido alguno con Amnesia, la discoteca que está a las afueras. Su principal motor económico es la cerámica y ha sido catalogado en exclusividad Zona de interés artesanal. La mayor inspiración para los ceramistas es la cultura púnica, herencia de los antiguos moradores cartagineses. Desde entonces ha sido una zona de paso, por lo que está repleto de bares y restaurantes donde probar platos típicos como el ‘guisat de peix’ o un buen ‘sofrit pagès’. El mirador de su iglesia ofrece una preciosa panorámica de Eivissa y del Mediterráneo.
En un ambiente más cultural se mueve Sant Carles de Peralta. Entre almendros, algarrobos e higueras se dan cita numerosos eventos culturales desde los años 50, cuando un nutrido grupo de intelectuales llegaron para establecer aquí su residencia. Y si en Sant Rafael se come, aquí se bebe. En bares como Ca n’Anneta sirven el tradicional licor de hierbas ibicencas entre exposiciones y conciertos.
Comer un bocadillo de jamón en una terraza de Santa Gertrudis de Fruitera es casi tan común como degustar comida de vanguardia en sus restaurantes, entre mediterráneos, veganos y hasta asiáticos. Y es que la vida social es una de las mejores bazas de este pueblo con una iglesia de 1797, donde también existen tiendas de anticuarios y artesanos. Y un detalle que no pasará desapercibido, a las afueras se sitúa el Hippy Market Las Dalias.
Al norte de la isla se encuentra Sant Joan de Labritja, el municipio menos habitado de la isla. Dedicado casi en exclusiva a la agricultura, es el punto de partida para las excursiones a la torre defensiva de Balanzat, a las cuevas d’en Marçà y al yacimiento de Es Culleram. Fue ahí donde se encontró la pieza arqueológica más importante de la historia púnica pitiusa: la diosa Tanit. De camino hacia la zona costera, se encuentran además algunas de las calas más conocidas de la isla como la de Benirràs. Aquí se organiza la tamborrada con motivo de la puesta del sol.
Bajo el ala de Sant Joan de Labritja se ubican otros pueblos casi vírgenes como Sant Joan, Sant Miquel, Sant Vicent y Sant Llorenç. Cerca de esta última localidad puede apreciarse la arquitectura tradicional ibicenca, en el viejo poblado de Balàfia. Compuesto por solo cinco casas payesas y dos torres defensivas de gran valor arquitectónico, cuenta con una iglesia del siglo XVI. Su forma de cruz la diferencia del resto de templos ibicencos.
Todos estos pueblos ibicencos han nacido de una concentración de las típicas casas payesas blancas. Como norma, contaban con una impoluta iglesia encalada y estaban rodeados de anchos campos de agricultura. Pueblos antiguos de labradores y pescadores que, a pesar del ‘boom’ turístico de la isla, han conseguido sobrevivir.

Al borde del precipicio

A orillas de un acantilado que quita el hipo se encuentra Es Cubells. Este es uno de los pueblos más diminutos de la isla, compuesto por poco más que su iglesia —con destacados contrafuertes laterales— y dos bares. Su mayor encanto reside en las vistas del Mediterráneo y su entorno, con calas de pescadores y el Parque Natural de Cala d’Hort. Desde alguno de los miradores del parque se divisa el islote Es Vedrá. Aquí se retiró a meditar el religioso carmelita Francesc Palau, a quien se recuerda gracias a la escultura que hay junto a la iglesia.

El pueblo que se adaptó a los tiempos

Entre todos los pueblos ibicencos existe uno que ha sabido adaptarse a la propuesta de lujo y diversión imperante: Santa Eulària des Riu. Aquí se localizan importantes hoteles como el Palladium Hotel Don Carlos, gran oferta de ocio en torno a su puerto y un notable paseo marítimo a juego con su centro urbano. Es el segundo municipio en número de habitantes, tras Eivissa, y uno de los más turísticos. Sin embargo, mantiene su esencia en lugares como Puig de Missa, un complejo en lo alto de la colina formado por una iglesia fortificada, el cementerio y varias casas encaladas.

Top 5 hoteles

España, Ibiza, San Antonio Abad

Can Lluc

29 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
España, Ibiza, Ibiza

THB Los Molinos

29 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
España, Ibiza, Ibiza

Royal Plaza

29 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
España, Ibiza, Ibiza

El Puerto Ibiza Hotel Spa

29 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
España, Ibiza, Ibiza

Simbad

29 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación