Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Si existe, está en Las Vegas

Luxor
The Rollercoaster Loop, New York New York
Ice Bar, Montecarlo
High Roller Yoga

corsi photo via VisualHunt.com / CC BY © 2017 MGM Resorts International © 2017 MGM Resorts International Caesars Entertainment

Y si no, también. Nunca una ciudad ofreció tanta variedad de restaurantes, hoteles, espectáculos… y hasta de bodas. Bienvenidos al paraíso de los soñadores (y al infierno de los indecisos).
En una sola calle puedes viajar al Antiguo Egipto, a Roma, Nueva York, Monte Carlo y hasta a París. Puedes saltar de una época a otra, de un continente a otro y todo con un único objetivo: satisfacer las necesidades de todos y cada uno de los visitantes. Las Vegas se ha convertido en un parque de atracciones a lo grande, diseñado para que cada uno encuentre su lugar. Las familias vienen por las atracciones y los shows. Los jóvenes que cumplen 21 por las interminables fiestas de sus discotecas y los jubilados, para descansar y jugar en el casino. Las parejas, por los restaurantes y las posibilidades de pedir matrimonio en un sitio inolvidable, y las despedidas de soltero/a por la promesa-amnésica de que lo que pase en la ciudad del pecado, aquí se queda.

Pero Las Vegas no está pensada únicamente para este cliente-medio y predecible: estás en la capital del entretenimiento y aquí todo es posible, por muy estrafalarios que sean tus gustos. Por ejemplo, puedes ir a un espectáculo de burlesque-zombie. Si no te gustan los zombies, también puedes acabar con ellos en el Zombie Apocalypse Experience, un híbrido entre ‘paintball’ y ‘The Walking Dead’. Y aunque no tiene mucho que ver con los zombies (o sí...), también puedes recibir tratamiento médico para curar la resaca en la habitación de tu hotel.

Caprichos como este no son nada: Las Vegas y el lujo van de la mano. No todos los días tienes la oportunidad de comprarte un Ferrari en un centro comercial o degustar un menú de 1.000 dólares en el restaurante de Jöel Robuchon. O gastarte lo mismo en un solo postre: en Serendipity 3, el Golden Opulence Sundae (helado de vainilla y oro comestible) cuesta lo mismo que un menú. Eso sí, tendrás que pedirlo con 48h de antelación. En el otro extremo, encontramos Heart Attack Grill que ofrece exactamente lo contrario a la alta cocina: fríen su comida en pura grasa y se enorgullecen de la cantidad de calorías que tienen sus platos, tantas que dicen que pueden ser malas para la salud.

Aquí reside el éxito de esta ciudad, pensada para convertirse en el parque temático preferido de todo el mundo: en el equilibrio...o mejor, el desequilibrio. De la alta cocina al ‘fast food’, de lo más lujoso y elegante a lo más estrambótico, del relax absoluto (todos los hoteles tienen spa) a las atracciones más emocionantes, como saltar al vacío desde la torre del Stratosphere o nadar con tiburones en Mandala Bay.

Capítulo aparte merecen las bodas. Si la de Elvis parecía excéntrica, espérate a conocer las que se quedan fuera de los gustos del cliente-predecible. Una de las mejores, por la comodidad, es casarse en un Drive-Thru, como quien pide una hamburguesa, y sin necesidad de bajarse del coche. En la moda del 'fast-wedding' entra también la ceremonia en Denny’s, la cadena de comida estadounidense, que ofrece esta posibilidad en su local del Downtown. Los amantes del heavy-metal, pueden celebrar la ceremonia en el mini-golf ambientado en el grupo Kiss, vestidos de novios, pero con el maquillaje de Gene Simmons. Y para las parejas con sangre fría, en un local de tiro.

Hay tanto donde elegir que algunos experimentan cierto bloqueo e incapaces de decidir, se quedan quietos en el Strip, como hipnotizados por las luces. Si te fijas, puede que hasta reconozcas el símbolo del dólar en sus pupilas, como si se hubieran quedado demasiado tiempo mirando las máquinas del casino. La mejor solución para esto es alejarse de la capital del entretenimiento e irse a avistar OVNIS en una excursión al Área 51. Lo que decíamos, ¡en Las Vegas hay una solución para todo!

¡Sí, quiero!

En Las Vegas se celebran una media de 315 bodas al día. Una de las principales razones es que es muy sencillo conseguir el permiso matrimonial. Por 60 dólares puedes recoger el certificado en la oficina de Clark County Marriage License Bureau. Lo malo (o lo bueno, según se mire) es que el matrimonio solo es válido en el Estado de Nevada, lo que ha contribuido a crear toda una estructura alrededor de las bodas espontáneas en Las Vegas. Puedes encontrar una capilla en prácticamente cualquier lado, hasta dentro del acuario del Hotel Silverton.

Para todos los bolsillos

No sólo hay actividades para todos los gustos, también para todos los bolsillos. Las habitaciones de los hoteles no son muy caras y la mayoría de los restaurantes tampoco. Además, hay un gran número de atracciones gratuitas como las fuentes del Bellagio o las actuaciones circenses del Circus Circus Hotel. ¿Por qué? Porque así los visitantes se gastará más dinero en los casinos. Y cuanto más dinero ganen, más se gastarán en tiendas y en restaurantes. Un plan redondo.

Top 5 hoteles

Estados Unidos de América, Nevada, Las Vegas

Wynn Las Vegas

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nevada, Las Vegas

The Venetian Resort Hotel Casino

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nevada, Las Vegas

The Palazzo at The Venetian®

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nevada, Las Vegas

The Cosmopolitan Of Las Vegas

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nevada, Las Vegas

Encore

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación