Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Una tradición diaria desde hace 700 años

Lugar de la ceremonia de entrega de las llaves de Londres
Guardia de la ceremonia de la entrega de llaves de Londres

©VisitBritain/ Historic Royal Palaces

La ceremonia de la entrega de las llaves se ha convertido sin promocionarlo en un reclamo turístico. Quietud, solemnidad y respeto por los ritos la definen.
Un Londres silencioso, solemne, tradicional y majestuoso tiene lugar cada noche y contrasta con su cara diurna, más bulliciosa y turística. Desde hace más de 700 años, la Torre de Londres acoge esta ceremonia que tiene como misión cerrar y asegurar durante la noche el edificio que custodia las Joyas de la Corona.
Durante los siglos en los que se ha llevado a cabo esta tradición, el acto solo ha sido interrumpido durante la Segunda Guerra Mundial, cuando una bomba cayó en el recinto de la Torre mientras la ceremonia se realizaba. La magnitud de la solemnidad de este momento diario se aprecia sabiendo que existe una antigua carta del Jefe de la Guardia al Rey Jorge VI disculpándose por el retraso que el incidente había causado en la entrega de las llaves y la contestación del Rey decidiendo que no se castigase al guardia dado que había sido el enemigo, y no él, el causante de dicho retraso.

Cada día, a las 21:53 horas, con puntualidad británica, comienza la ceremonia. Unos minutos antes, a las 21:30, un grupo de no más de 30 personas es escoltado desde la puerta oeste de la Torre hasta su interior. Los asistentes se colocan al lado de la célebre Traitor’s Gate o Puerta de los Traidores y deben permanecer en silencio total. En ese momento, el jefe de la guardia, vestido con el uniforme de la época Tudor (una casaca roja con su gorro tradicional) y portando una vela, cierra la puerta principal. En su regreso hacia el interior del edificio por Water Lane, acompañado por miembros de la guardia de la Torre, es detenido por el centinela, que le obliga a identificarse y a escenificar el momento clave del ceremonial:

Centinela: “Who comes there?” (¿Quién va?)
Jefe de la Guardia: “The keys”. (Las llaves)
Centinela: “Whose keys?” (¿Qué llaves?)
Jefe de la Guardia: “Queen Elizabeth’s keys”. (Las llaves de la reina Isabel )
Centinela: “Pass Queen Elizabeth’s Keys. All’s well”. (Paso a las llaves de la Reina Isabel. Todo está bien.)

A continuación, y ya en el interior de la Torre, tiene lugar un “Dios salve a la Reina”. Cuando el guarda permite el paso, una decena de escoltas acompañan al portador de las llaves hasta la Queen’s House, en la que las llaves se guardan a buen recaudo.
Solo 35 minutos después desde el comienzo, el reducido público que ha tenido el privilegio de entrar es acompañado a la salida y devuelto otra vez al presente tras su visita al pasado. Es el momento en el que, por esa noche, la Torre de Londres se cierra a cal y canto.
Aunque la Reina ya no vive en esta fortificación y es evidente que las medidas de seguridad para proteger las joyas británicas han evolucionado en estos 700 años, el rito sigue sobrecogiendo por su espectacularidad y puesta en escena conservada en el tiempo. El público se va, en silencio, pero cada noche, un miembro de la guardia vela en la garita, al lado de la puerta, como símbolo de una custodia que se debe mantener a pesar del paso del tiempo.

Sin fotos ni precio

La entrada a este espectáculo es gratuita, aunque se recomienda donar unas libras al final del mismo. Está prohibido hacer fotos o grabar la ceremonia. Hasta hace poco, la única manera de conseguir entradas era mandando una carta y un sobre vacío con tu dirección y un sello para que te pudieran contestar mandándote las entradas. En la actualidad el proceso se ha modernizado y ya se pueden reservar por Internet, aunque se recomienda hacerlo con dos o tres meses de antelación.

El ‘beefeater’

El encargado de representar la ceremonia y entregar las llaves es el Guardia de la Torre o ‘Chief Yeoman Warder’, uno de los famosos ‘beefeaters’, que sale de la Torre Byward con las llaves en una mano y un candil en la otra. Su peculiar vestimenta negra con adornos rojos y sus gorros enormes se remontan a finales del siglo XV. Hasta hace pocos años no estaba permitido a ninguna mujer ingresara en este cuerpo de custodios, al que la igualdad ha tardado siglos en llegar.

Top 5 hoteles

Reino Unido, Inglaterra, Londres

The Langham London

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Reino Unido, Inglaterra, Londres

Circus Apartments by BridgeStreet

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Reino Unido, Inglaterra, Londres

Radisson Blu Edwardian Mercer Street

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Reino Unido, Inglaterra, Londres

Radisson Blu Edwardian New Providence Wharf

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Reino Unido, Inglaterra, Londres

Leman Locke

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación