Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Planazos sin pisar la playa

Sierra de Tramuntana
Parque Natural de Sa Dragonera
Lagartija de Sa Dragonera
Cabo de Formentor
Mirador Cabo Formentor

Mallorca es mucho más que playas y calas. Los parajes del interior de la isla son la alternativa perfecta para los que huyen de la arena y la sombrilla.
La costa mallorquina atrae a turistas nacionales e internacionales con sus aguas cristalinas y la arena fina de sus playas, pero existen otras alternativas para seguir contemplando el Mediterráneo. Eso sí, de fondo, y sin necesidad de mojarse los pies, al menos no con agua salada. Descubre sus montes, cabos y parques protegidos, entre los que la sierra de Tramuntana —el principal sistema montañoso de Islas Baleares— desempeña un papel protagonista.

Uno de sus tesoros es Sa Dragonera, una isla al suroeste de Mallorca, de la que se separa por un pequeño canal de unos 800 metros. Debe su nombre a la abundancia de lagartijas (‘dragones’ en catalán), que campan a sus anchas por la zona. Este islote linda con otros dos, Es Pantaleu y La Mitjana, junto con los que conforma el Parque Natural de Sa Dragonera desde 1995. La superficie del parque es de 274 hectáreas y se conserva prácticamente virgen. Es posible tomar un barco desde el puerto de Mallorca y recorrer buena parte del Parque.

En la costa más septentrional de la isla está el Cabo de Formentor. En los años 50 se inauguró una carretera serpenteante desde la que se contemplan las impresionantes vistas de los acantilados gracias a una cadena de miradores repartidos por sus dieciocho kilómetros de largo. La mejor manera de conocer la zona es recorriendo las escalinatas que te llevan de un mirador a otro. Desde el de Sa Creueta, a 232 metros de altura, se observa el islote del Colomer y la atalaya del Albercuix, construida en el siglo XVI para defender a la isla de los piratas. Al final de la carretera se halla el faro con vistas a Cap Ferrutx y, junto al cabo, el lujoso hotel del mismo nombre.

En la sierra de Tramuntana, hay un rincón donde el agua no para de brotar y el bosque pareciera inundarse. Esto es debido al fenómeno hidrogeológico de Ses Fonts Ufanes, declarado Monumento Natural. Es una de las excursiones más accesibles en la sierra por lo que se puede realizar en familia. La otra es un sencillo ‘trekking’ por el valle de Bunyola hacia Es Salt Des Freu, una cascada de 411 metros sobre el nivel del mar. Se ubica en un desvío de la carretera que une Bunyola y Alaró, señalizado con un cartel que indica ‘Santa María’. A partir de ahí, hay unos 20 minutos de caminata entre un denso bosque de encinas, pinos y olivos hasta la cascada.

También en la sierra se hallan los tres grandes embalses de Mallorca: Cúber y Gorg Blau, desde donde se abastece de agua a la isla, y el Puig Major, que recibe el agua del pico más elevado de la sierra. Los dos primeros se conocen como los lagos de Mallorca. El humedal más grande sin embargo es la Albufera, al norte de la isla. Esta ciénaga, declarada Parque Natural por su gran valor medioambiental, está separada del mar por un cordón de dunas. Puede recorrerse caminando o en bicicleta, y también hay rutas guiadas.

Los contrastes del paisaje mallorquín saben cómo responder a las expectativas de los amantes de la naturaleza. La belleza de su costa es internacionalmente conocida, pero como bien decía el eslogan de la Conselleria de Turismo de la comunidad, es “Mucho más”.

El fenómeno de Ses Fonts Ufanes

Las Fonts Ufanes son un fenómeno hidrogeológico natural único en Islas Baleares. Cuando grandes cantidades de lluvia se acumulan en el macizo Puig Tomir y sus alrededores, el agua brota intermitente o profusamente hacia las profundidades. Se va a acumulando en un acuífero que no permea el agua hasta que las lluvias son muy abundantes y rebosa su capacidad. Se crea, entonces, una fuente con afloramientos que va brotando sobre la finca Gabellí Petit, en la localidad de Campanet, donde se encuentra este paraje.

Rutas de senderismo en Mallorca

Existe una gran variedad de rutas que permiten conocer la isla caminando. La de Mondragó, que comienza en el aparcamiento de Sa Font n'Alis y termina en la playa, es una caminata suave y que se recorre entre acebuches, pinares, garzas reales y búhos chicos. Por su parte, los rincones del valle de Sóller se descubren a través de varios circuitos de dificultad media, que o bien conectan con el puerto o con el faro Cap Gros. La ascensión de El Fumat, en la sierra de Tramuntana, requiere más esfuerzo físico, pero las vistas recompensan.

Top 5 hoteles

España, Mallorca, Buñola

Agroturismo Alquería Blanca

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
España, Mallorca, Campanet

Monnaber Vell

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
España, Mallorca, Sóller

El Guia

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno