Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

El gran enigma del archipiélago

Interior del Hipogeo de Hal Saflieni
Templo Ggantija
Templo de Hagar Qim
Templo Tarxien
Templo de Skorba

viewingmalta.com Mick Cundy/ viewingmalta.com Aaron Briffa/ viewingmalta.com Aaron Briffa/ viewingmalta.com Aaron Briffa/ viewingmalta.com

Templos prehistóricos, tumbas púnicas, restos de villas romanas… Los yacimientos arqueológicos salpican las islas de Malta y muchos aún encierran misterios por resolver.
¿Cómo construyeron los hombres prehistóricos raíles en la piedra? ¿Cómo podían esculpir con tanta perfección? ¿Cómo consiguieron sincronizarse con el sol? Algunas de estas cuestiones se han respondido desde la ciencia, pero aún quedan piezas por colocar en el puzzle de la historia maltesa.

La presencia humana en Malta comienza en el Neolítico. Estos grupos llegaron desde Sicilia con conocimientos del tallado de piedra muy rudimentarios. Cuando la isla vecina había entrado ya en la Edad del Cobre, ellos seguían trabajando la piedra con una técnica muy perfeccionada. Se da lo que se conoce como la Era de los Templos, del 5.200 a. C. hasta el 2.500 a. C., en la que se construyen numerosos templos megalíticos, hoy abiertos al público. Se cree que son los edificios independientes más antiguos conocidos por el hombre.

Los de Ggantija, en Gozo, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. Tienen una antigüedad mayor a Stonehenge y a las Pirámides de Egipto y están rodeados por un halo de leyenda. Su nombre deriva de la palabra ‘gigante’, pues creían que estas criaturas fueron quienes levantaron sus altas torres, algunas de más de cincuenta toneladas. En el Centro de Interpretación y el Museo de Arqueología de Gozo pueden observarse algunos de los objetos descubiertos, como esculturas que parecían representar a la diosa madre.

Los templos de Hagar Qim también cuentan con enormes megalitos, de hecho, nunca llegó a quedar enterrado por completo, como demuestran algunas pinturas del siglo XIX. Se sitúa en lo alto de una colina con vistas al mar, muy cerca de los de Mnajdra. Ambos conjuntos han guardado un secreto por más de 5.000 años: fueron construidos de tal forma que, durante los equinoccios y los solsticios, el primer rayo de sol atravesara la puerta principal. Aunque no se sabe a ciencia cierta si esto era intencionado, lo más probable es que sí fuera algo buscado y que tuviera que ver con la agricultura y las estaciones. ‘Heritage Malta’ organiza tours especiales para asistir al mágico fenómeno. Los tickets pueden adquirirse en cualquiera de los museos o sitios arqueológicos gestionados por esta agencia gubernamental.

Estos conjuntos, junto con los de Tarxien, han sido reconocidos por la UNESCO por ser “obras maestras arquitectónicas únicas en su género”. Ta Hagrat y Skorba también han sido incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad, en la que se incluyen otros como la cueva Ghar Dalam y el hipogeo de Hal Saflieni, en Paola. La visita de este templo subterráneo, descubierto en 1902 y el único conocido hasta ahora de este tipo, tiene una larga lista de espera porque solo se permiten 80 personas al día. Consta de varios niveles con cámaras conectadas entre sí por túneles. La necrópolis guarda los restos de más de 7.000 personas junto a objetos de cerámica, abalorios y figuras talladas, como la ‘Dama Durmiente’, el tesoro más importante de cuantos se encontraron en el hipogeo. Puede verse en el Museo de Arqueología de La Valeta junto a la 'Venus de Malta', de Hagar Qim y los altares en piedra de Tarxien. La limpieza en el trazo de estas piezas sorprende porque implica una figuración muy realista cuando en la Prehistoria domina lo simbólico.

El grupo humano que convivió con estas y las anteriores esculturas o edificaciones desapareció de forma repentina alrededor del año 2.500 a. C., según apuntan las dataciones de los levantamientos megalíticos más tardíos. Los historiadores creen que la suma de la climatología, superpoblación o sobreexplotación de recursos pudo ser la causa de su extinción. Surgen entonces las leyendas. Y es que el maltés gusta de ellas. ¿No dicen que Ulises cayó en los brazos de Calipso en estas tierras?

¿Tecnología extraterreste?

Próximos a los acantilados Dingli, se hallan impresas en el suelo unas líneas paralelas de nueve a quince centímetros de profundidad —en algunos lugares, alcanzan los 60 centímetros— y aspecto de raíles. Se conocen como 'Carts ruts', o rutas para carros. Su origen es desconocido, aunque las teorías más locas apuntan a los extraterrestres. Al principio se pensaba que el hombre prehistórico habría trazado esos caminos para facilitar el traslado de los megalitos en la construcción de los templos. Hoy esa idea ha sido desechada, pues algunas de estas líneas llevan al mar o han aparecido en islas que han estado deshabitadas. Un misterio más para resolver.

La herencia de otros pueblos

Malta, como otros destinos del Mediterráneo, ha construido su historia sobre los vestigios de otras civilizaciones. A los restos prehistóricos de la isla, se suman las tumbas púnicas y las villas romanas. La isla también cuenta con una herencia menos tangible, pero con un rastro igual de potente. Por ejemplo, la lengua maltesa proviene del árabe vernacular; los títulos nobiliarios son influencia de los normandos, y los turcos otomanos, que combatían a la Orden de Malta que había huido de Grecia, reforzaron las fortificaciones del país.

Top 5 hoteles

Malta, Malta, Floriana

The Phoenicia Malta

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Malta, Malta, San Julián

Valentina Hotel

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Malta, Malta, Mellieħa

Radisson Blu Resort & Spa Golden Sands

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Malta, Malta, Attard

Corinthia Palace Hotel

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Malta, Malta, San Julián

Juliani

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación