Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Las playas del litoral maltés

Playa de Golden Bay
Vistas aérea de la playa Ghadira Bay
Laguna Azul
Paradise Bay
Gnejna Bay

Pauline Dingli/ viewingmalta.com Viewingmalta.com Gregory Iron/ viewingmalta.com Gregory Iron/ viewingmalta.com Jurgen Scicluna/ viewingmalta.com

Es una de las islas más deseadas del Mediterráneo y sus playas tienen gran parte de la culpa. Descubre las joyas de arena dorada que te esperan entre sus acantilados.
Malta cuenta con 196,8 kilómetros de costa recortada, alta —de hasta 253 metros— y rocosa. Los acantilados se alternan con bahías y calas, y la transparencia de sus agua invita a practicar deportes acuáticos. Los principales lugares turísticos y las playas más extensas se hallan en el norte de la isla. Son zonas que en temporada de verano están acondicionadas con chiringuitos y restaurantes. Las playas más pequeñas y rocosas, así como las lagunas y grutas, están menos a mano, pero el camino hasta ellas es un elemento más para añadir a la aventura.

Muy cerca de Paceville, se encuentra una de las playas más concurridas durante el verano, San George Bay. Debido a su cercanía con la zona de marcha, es un buen lugar desde donde contemplar el amanecer después de una noche de fiesta. Más al noroeste, se encuentra Anchor Bay, donde está emplazado el Popeye Village. La entrada al mar es de apenas de un kilómetro de ancho y su agua de azul intenso. A causa de sus fuertes mareas, se desaconseja el baño pero, al igual que hacen los visitantes del parque al término del recorrido, se puede contemplar la bahía tumbado sobre la arena.

Más al este, ubicada en Ghajn Tuffieha, está la Golden Bay, una de las playas más extensas de Malta. Su arena es dorada, su agua templada y está perfectamente equipada con todo lo necesario para pasar un día de tranquilidad: tumbonas, sombrillas, bares, restaurantes y un hotel de cinco estrellas. Junto a ella, se encuentra la Ghajn Tuffieha Bay. No es tan accesible como la Golden Bay —hay que bajar 100 escalones y no llega el autobús—, pero hay menos corrientes, lo que permite un baño más cómodo y la práctica de esnórquel. También hay buenas aguas para este deporte en Paradise Bay, en Cirkewwa.

Para los amantes del 'windsurfing', el 'water-skiing' y las divertidas 'banana rides', Ghadira Bay, en el pueblo de Mellieha, dispone de la principal oferta de deportes acuáticos del archipiélago. Está condecorada además con el distintivo de Bandera Azul, por lo que cuenta con servicios que garantizan el bienestar de los usuarios y un baño en mareas tranquilas.

No obstante, hay quienes rehúyen de las aglomeraciones y prefieren un entorno más privado. Para ellos, Malta se guarda dos ases bajo la manga: Gnejna Bay y St. Peter's Pool. La primera está situada en Mgarr y se caracteriza por ser un enclave rocoso con bancos de arena y aguas transparentes. La segunda se trata de una piscina natural de rocas blancas a la que solo se tiene acceso a través de un estrecho sendero desde el pueblo de Marsaxlokk. También de difícil acceso, en la pequeña isla de Comino se enclava la playa de Laguna Azul. Se llega a ella en barco, desde Cirkewwa, o contratando una excursión de un día. Tiene aguas turquesas y cristalinas, imán para los buceadores y aficionados al esnórquel que viajan a la isla. Sus fondos no tienen la exuberancia de los del Caribe, pero tienen una particularidad: sus rincones inexplorados donde se guardan tesoros centenarios.

Y es que el litoral maltés no solo se caracteriza por su variedad de superficies y mareas, sino también por su historia y por los pueblos que han tratado de alcanzar sus acantilados. Una razón más para perderse en sus playas.

La seductora Gozo

La vecina Gozo también cuenta con preciosas playas, aunque abundan las abruptas y escarpadas. Por eso es tan apreciada la de Ramla Bay, la playa de arena más grande de la isla, que se caracteriza por su particular color rojizo o anaranjado. Es un paraje salvaje y sin urbanizar, salvo por la escultura de la Virgen María que conmemora un naufragio de 1881. En la zona está la gruta Calipso, donde cuenta la mitología que la ninfa del mismo nombre mora en soledad. Es la misma cueva donde, según Homero, Ulises pasó siete años retenido víctima de un encantamiento.

El fondo marino

El archipiélago maltés es un referente para los amantes del buceo a nivel mundial por la gran cantidad de pecios que albergan sus aguas. Pero no debe verse solo como el destino para submarinistas técnicos, sino como un enclave para 'amateurs', pues cuenta con abundantes centros de enseñanza de este deporte. Los lugares más aconsejables para bucear son el noroeste de Malta y en las islas vecinas de Gozo y Comino, donde están el Blue Hole y la cueva de Santa Marija. Al sur de la isla se esconden tesoros submarinos de naufragios y bombarderos de la Segunda Guerra mundial.

Top 5 hoteles

Malta, Malta, La Valeta

Palazzo Consiglia

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Malta, Malta, San Julián

Valentina Hotel

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Malta, Malta, Floriana

The Phoenicia Malta

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Malta, Malta, Mellieħa

Radisson Blu Resort & Spa Golden Sands

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Malta, Malta, Attard

Corinthia Palace Hotel

01 marzo 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación