Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Un paseo lleno de nostalgia y sueños

Muelle de Coney Island
Paseo marítimo en Coney Island
Playa de Coney Island
Ambiente Coney Island
Noria en Coney Island

julienneSchaer/ nycgo.com

Coney Island, uno de los destinos favoritos para los neoyorquinos desde la mitad del siglo XIX, se resiste a perder su identidad.
Esta pequeña franja de tierra en la costa atlántica de Brooklyn, sigue siendo hoy uno de los lugares predilectos de los neoyorkinos y también de muchos de los que deciden viajar a Nueva York. Pasó de recibir millones de visitantes al año a caer en el olvido en la década de los sesenta. Pero ha sabido superarse y seguir conservando la autenticidad y la magia que lo han convertido en un barrio único en el mundo. Su fama de lugar de descanso ideal comenzó ya a mitad del siglo XIX, cuando se construyeron varios hoteles junto al mar, atrayendo a la clase adinerada e ilustrada de la ciudad de Nueva York por la tranquilidad y aire fresco de la zona. Literatos como Washington Irving o Edgar Allan Poe visitaron la isla en esa época. Pronto las playas desiertas dieron paso a restaurantes, cantinas o casas de apuestas que atraían a mucha gente el fin de semana. Comenzaron a construirse edificios increíbles, como por ejemplo el Elephant Hotel, hecho de madera y estaño, con la forma de un elefante. Una de las piernas era una tabaquería, otra era un museo y la cabeza era un observatorio desde donde se podía admirar el mar.
A comienzos del siglo XX se construyeron tres grandes parques de atracciones y actualmente sigue abierto el Luna Park, con sus viejas atracciones todavía funcionando a toda máquina, como son Wonder Wheel y la famosa montaña rusa de madera Cyclone. Recorrer hoy en día el paseo marítimo de Coney Island supone algo parecido a viajar en la máquina del tiempo. En Brooklyn, el metro se detiene en la última parada y desde el andén veremos a la gente más variopinta: familias camino al parque de atracciones y la playa, gente local para los cuales este viaje forma parte de su día a día y turistas con sus cámaras preparadas para fotografiar lo aparentemente insólito e irreal de un mundo totalmente real.
Nada más salir del tren, empezamos a respirar el ambiente típico de feria. Bañado con una mezcla de nostalgia y rabia de lo que fue hace décadas, esto es lo que da a Coney Island un aire de tristeza y melancolía. Pero a esto hay que sumar las ganas y diversión de muchos que apuestan por continuar la historia y seguir haciendo girar la noria. Al llegar al paseo marítimo nos topamos con el enorme cartel amarillo chillón del puesto de Nathan’s Original Hot Dogs, un puesto de perritos calientes famoso en los Estados Unidos, y cuyos ‘hot dogs’ presumen de ser de lo mejorcito de toda la ciudad. Avanzando por el paseo veremos varios puestos donde encontrar lo que siempre necesitamos en la playa pero se nos olvida en casa: crema solar, gorra, toalla…. Y pronto veremos, al fondo, la playa de arena y el Océano Atlántico. Y a nuestro lado, un mar de gente de caminos y vidas muy dispares. Al otro lado, oímos el rechinar de las viejas atracciones de los parques: una enorme noria con cabinas que se columpian de un lado a otro; veremos a Zoltar, el vidente electrónico, famoso por película ‘Big’, que nos dirá la fortuna por un dólar y sobre todas ellas, oiremos el crujir de la madera de la gigantesca montaña rusa.
Y entre todo esto, siempre, siempre, respiraremos el olor nostálgico de lo que un día fue grande y hoy se resiste a perder su identidad y sus sueños.

Thomas Edison, la energía y el cine

Edison convirtió Coney Island en un gran centro de pruebas y en la mejor feria para sus inventos. Proveía la energía que movía las atracciones y fue el impulsor del cine. La mayoría de las salas de cine de Coney Island utilizaban los proyectores y las pantallas patentadas por Edison.

Concurso anual de perritos calientes

El ‘hotdogs eating contest’ es organizado, desde hace 100 años, por Nathan’s cada 4 de julio, el Día de la Independencia. Hombres y mujeres compiten por comer la mayor cantidad de ‘hot dogs’ que sus cuerpos aguanten... Son cosas que solo pasan en Coney.

Top 5 hoteles

Estados Unidos de América, Nueva York, Nueva York

Towneplace Suites New York Times Square

22 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Estados Unidos de América, Nueva York, Nueva York

Chambers Hotel

22 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nueva York, Nueva York

Refinery Hotel New York

22 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nueva York, Nueva York

The Wagner

22 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Estados Unidos de América, Nueva York, Nueva York

Washington Square Hotel

22 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno