Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Descubriendo la Ciudad Prohibida

 Puerta de la Suprema Armonia
 Puerta custodiada por leones
Plaza principal de la Ciudad Prohibida
 Río de las Aguas de Oro
León de bronce

Chungking / shutterstock.com 06photo / shutterstock.com

La puerta que da acceso a la Ciudad Prohibida con un enorme retrato de Mao Zedong es una imagen más que reconocible, pero ¿qué espera tras ella a los visitantes?
Desde la Plaza de Tiananmén, la Puerta de la Paz Celestial da paso al conjunto de edificios antiguos más grande de China. Durante casi 500 años fue un lugar impenetrable, con acceso restringido a las visitas. De hecho, durante algún tiempo, entrar sin invitación previa podía suponer la ejecución. De ahí el nombre de Ciudad Prohibida. Tuvo como inquilinos a 24 emperadores de las dinastías Qing y Ming, que la utilizaban para sus rituales. El último emperador chino que la ocupó fue Puyi. Declarada en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Ciudad Prohibida es el lugar más visitado de Pekín y, aunque millones de turistas la descubren cada año, la gran mayoría de personas que traspasan esa puerta son ciudadanos chinos. Provenientes de otras regiones del país, acuden a conocer este conjunto histórico en el que, para muchos, es uno de los pocos viajes de su vida.
Una visita completa al recinto –es el mayor complejo de estructuras antiguas de madera del mundo– puede suponer todo un día. Y es que la Ciudad Prohibida, también llamada Museo del Palacio, está formada por un total de 980 edificios y casi 10.000 habitaciones, en un área de 720.000 m2. Muchos espacios siguen sin estar abiertos al público, principalmente por no estar en buenas condiciones, ya que no han sido rehabilitados o han sufridos importantes deterioros. Es el caso de la Sala de la Rectitud, destruida por un incendio. Del resto, hay algunos que conservan su estado casi original (con el encanto que conlleva dicho deterioro), mientras que otros elementos han sido rehabilitados y se han vuelto a pintar.
¿Por dónde comenzar la visita? Una vez en el interior de la Ciudad Prohibida, lo primero que se debe hacer es cruzar la Puerta del Mediodía y, después, la de la Suprema Armonía. Tras esta última, un enorme patio da paso a las tres Salas de la Armonía (Suprema, Intermedia y Preservada). Ese es el recorrido más habitual, en sentido sur-norte, para ir atravesando las nuevas puertas y los sucesivos salones. Esas tres grandes salas son el núcleo de la Ciudad Prohibida, siendo la de la Armonía Suprema su estructura más importante. En su interior alberga el Trono del Dragón. A continuación espera la Puerta de la Pureza Celestial, que da paso al palacio del mismo nombre. Fue una de las primeras residencias de los emperadores Ming, aunque acabó convirtiéndose en sala de audiencias. Después siguen la sala de la Unión, el palacio de la Tranquilidad Terrena, el Jardín Imperial, la Puerta de Chengguang y, por último, la Puerta de Shenwu. Ahí finaliza ese recorrido sur-norte, pero en los extremos este y oeste también hay mucho que ver. En lo que antiguamente fueron diferentes aposentos, hoy hay varias exposiciones con los tesoros mejor guardados: relojes, joyería, o jade. Es el auténtico Museo del Palacio.

Pasado budista

En la zona noroeste de la Ciudad Prohibida había diez capillas budistas. La más importante era la Sala del Gran Buda, acompañada de pabellones como el de la Lluvia y las Flores. Todos ellos están cerrados, pero existen varias salas que recuerdan el culto budista tibetano que tan presente estuvo durante una época en la vida del Imperio chino. De hecho, la iconografía budista decora muchos de los edificios.

Los símbolos

Ningún aspecto de la construcción se dejó al azar. Muchos de los detalles responden a una simbología concreta, reflejo de principios filosóficos o religiosos. Como ejemplo, el amarillo en los azulejos por ser el color del emperador o el número de estatuillas en las crestas de los techos, que indicaba el rango del edificio. A mayor importancia, más estatuillas. La estructura del complejo también organizaba dicho status: templos ancestrales frente al palacio, y residencias en la parte posterior.

Top 5 hoteles

República Popular China, Pekín, Pekín

Beijing Commercial Business Hotel

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
República Popular China, Pekín, Pekín

GeHua New Century Hotel Beijing

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
República Popular China, Pekín, Pekín

Forter International Apartment Hotel

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
República Popular China, Pekín, Pekín

Double Happiness Beijing Courtyard Hotel

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
República Popular China, Pekín, Pekín

Hotel Kunlun Beijing

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación