Atencion Al Cliente 09:00 - 22:00
(Lunes - Viernes)

912 910 355

Emergencia en Destino 24Hs
911 975 683
TUI DE

Río, capital imperial

Cristo Redentor
Acueducto carioca
Tranvia amarillo
Escalera de Selaron
Teatro Municipal

Río de Janeiro fue la capital del Imperio del Brasil en el siglo XIX. Hoy en día continúa siendo uno de los principales focos culturales, financieros y económicos del país.
Río de Janeiro inició su transformación en la época en la que era capital imperial, con Pedro II, quien emprendió una notable mejora de la ciudad. Creó nuevos espacios públicos —hospitales, escuelas, asilos—, realizó mejoras en las infraestructuras urbanas e instaló una red de alcantarillado. Además, puso en funcionamiento los primeros tranvías urbanos, los conocidos como ‘bondes’. En esta época también se inauguraron algunas vías férreas; la más importante de todas ellas es la que sube al Cerro Corcovado.
El Corcovado se ha convertido en uno de los lugares emblema de la ciudad, pues es en este morro de 713 metros de altura donde se encuentra el famoso Cristo Redentor, considerado una de las siete maravillas del mundo. Está ubicado dentro del Parque Nacional de Tijuca, calificado por la UNESCO como ‘Reserva de la Biosfera’. El espacio es idóneo para pasear y perderse por una mezcla de montañas de frondosa vegetación con playas de ensueño. En su día, algunas de estas zonas se utilizaron para cultivar café. Hoy, este parque ocupa más de 3.000 hectáreas.
Días antes de que se proclamara la República, en 1899, la ciudad vivía un gran momento de esplendor, y entre otras acciones, una de las últimas muestras de ese desarrollo que vivía la ciudad fue el conocido como ‘Último Baile del Imperio’, en el que la corte de Pedro II celebraba una fiesta en la Ilha Fiscal.
A principios del siglo XX, Río de Janeiro conoció su segunda etapa de importantes mejoras urbanas. Se demolieron viejas construcciones, se levantaron el Teatro Municipal o el Banco de Brasil, y se puso en marcha el teleférico del Pan de Azúcar. El teleférico original fue diseñado en 1909 por el ingeniero brasileño Augusto Ferreira. Hoy en día sigue utilizándose aunque en una versión más amplia y moderna, que data de los años 70.
En esa continuación en busca del esplendor, entre 1920 y 1950, la ciudad aspiraba a ser el París de los trópicos. Lujosos hoteles, elegantes casinos y la ajetreada vida nocturna de los barrios y playas de Copacabana e Ipanema atraían a un gran número de visitantes. Fue entonces cuando Río se ganó el apelativo de ‘Ciudad maravillosa’.
Después, y a pesar de que desde 1960 Brasilia fue nombrada nueva capital, Río continuó con su imparable industrialización y modernización. Desde entonces se han culminado obras como la del metro, el puente Río-Niterói y el Aterro do Flamengo. Muchas áreas devastadas son ahora zonas protegidas, como el Parque Nacional de Tijuca, y se siguen modernizando instalaciones, como las que se remodelaron con la celebración en 2016 de los Juegos Olímpicos de 2016, los primeros que se organizaban en América del Sur.
En nuestros días, con casi siete millones de habitantes, Río es la segunda ciudad más poblada de Brasil. Su deslumbrante carnaval, la multitudinaria fiesta de año nuevo, Reveillon, y los grandes acontecimientos deportivos siguen atrayendo a un gran número de turistas a este país. A su vez, Río es la ciudad que mayor número de turistas recibe en todo el país. Sus grandes atractivos son su gastronomía propia, el arte, la cultura, la naturaleza y la modernidad, pero también la alegría y calidez de los cariocas, siempre dispuestos a recibir a los visitantes con los brazos abiertos.

La escalera de Selarón

Otro ejemplo de que Brasil está en constante evolución es la escalera de Selarón, joya que el viajero no puede perderse. Lo curioso de este lugar, a medio camino entre Lapa y el Barrio de Santa Teresa, es que fue una obra en transición. Recibe el nombre del artista que la diseñó, Jorge Selarón, un chileno asentado en Brasil a principios de los noventa. Decoraba esta escalera utilizando azulejos de cerámica de diferentes lugares, pero terminó convertida en una escalera colaborativa. Viajeros de todo el mundo la visitaban trayendo azulejos de sus países que añadían a este mosaico mundial.

Acueducto Carioca

Anterior a la construcción del palacio de la Ilha Fiscal, hoy convertido en museo, es el Acueducto Carioca, conocido como los Arcos de Lapa, con el más puro estilo romántico. La infraestructura se creó para abastecer de agua a los habitantes de la ciudad colonial, en piedra de mortero, y fue creciendo de manera desordenada y sin planificación urbana, lo que llegó a plantear uno de los mayores retos de finales del siglo XVIII. Hoy es un lugar turístico que, en lugar de llevar agua, se utiliza para que un tranvía amarillo pase por encima de sus arcos.

Top 5 hoteles

Brasil, Brasil - Sudeste, Río de Janeiro

Janeiro Hotel

18 septiembre 2019, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Brasil, Brasil - Sudeste, Río de Janeiro

Fasano Rio De Janeiro

18 septiembre 2019, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Brasil, Brasil - Sudeste, Río de Janeiro

Emiliano Hotel Rio de Janeiro

18 septiembre 2019, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Brasil, Brasil - Sudeste, Niterói

H Niteroi Hotel

18 septiembre 2019, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Brasil, Brasil - Sudeste, Río de Janeiro

Miramar Hotel by Windsor

18 septiembre 2019, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación