Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

El legado de los Mayas

Campo de pelota en Uxmal
Pirámide de Kukulcán
Pirámide maya en Cobá
Pequeño ídolo maya
Ruinas mayas en Yucatán

Avances tecnológicos, hitos arquitectónicos y una cultura espiritual muy rica son los pilares del Imperio Maya, una civilización que aún tiene mucho que decir.
El mundo no se acabó en 2012. En ese año, algunas teorías de la conspiración les achacaron a los Mayas una predicción fallida del fin de la Humanidad. Sin embargo, el error lo tuvieron aquellos, que confundieron el Apocalipsis con lo que en los mayas vaticinaron en realidad, el primer día del Baktun Trece. Esta fecha marcaba un cambio de siglo que no traía consigo ningún peligro devastador. Por tanto, podemos seguir confiando en las predicciones de una de las civilizaciones más avanzadas de la Historia. Sus elevados conocimientos en ciencia, tecnología, arquitectura y espiritualidad así lo demuestran.
El Imperio Maya se asentó sobre los actuales estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Quintana Roo y algunas zonas de Chiapas y Tabasco. Durante el período formativo de su cultura, sus primeras aldeas se levantaron cerca de los cultivos del frijol, el maíz, la calabaza o la miel. La cosecha de esta última traía consigo el Apiario, un ceremonial que aún se realiza en el ecoparque de Xel-Há en los meses de junio y diciembre, cuando hay luna llena. El ritual comienza con los rezos de un sacerdote al dios de la abeja y de la miel, Ah Muzen Cab. Después se aportan las ofrendas y se medita para terminar con la bendición de los asistentes. El fin de fiesta es la degustación de guisos tradicionales hechos a base del dulce néctar. Todo regado con música mexicana y flores.
Durante el período clásico, los Mayas levantaron sus mayores ciudades. Cobá, por ejemplo, una población rodeada de cenotes, llegó a contar con más de 50.000 habitantes. Hoy, su mayor atractivo es una gran pirámide, Nohoch Mul, de 42 metros y 62 grados de inclinación. Es posible coronar su cima para conseguir una de las panorámicas más espectaculares de la selva. Eso sí, hay que tener piernas fuertes para superar sus 120 escalones. Cobá fue solo fue superada en tamaño e importancia por Chichén Itzá, el mayor yacimiento arqueológico maya visitable. Conserva pirámides, templos e incluso un campo de Juego de la Pelota. El templo de Kukulcán fue declarado una de las Siete Maravillas del mundo moderno.
Tras el colapso socioeconómico de la etapa posclásica, les tocó el turno a las pequeñas ciudades periféricas. Lugares como Tulum se convirtieron en un enclave comercial de gran importancia gracias a su puerto. Tal era la magnitud de esta ciudad que el cronista español Juan Díaz escribió en 1518 que era “tan grande como Sevilla”. Aunque se han encontrado en este yacimiento inscripciones que datan del siglo VI, los principales edificios visitables fueron edificados en torno al año 1.200. Entre ellos, la fortaleza "El Castillo", la imagen más icónica de la Riviera Maya, o el Templo de los Frescos, donde aún se pueden admirar en su interior pinturas en un excelente estado de conservación.
Los Mayas se hicieron entonces expertos comerciantes e interactuaron con otras civilizaciones mesoamericanas. Pero con la llegada de la Corona española al continente americano comenzaron a extinguirse. En 1697 fue conquistado el último reducto maya en Tayasal, Guatemala.
El ya desaparecido Imperio Maya conserva en la Riviera Maya aún parte de su esplendor. Gracias a los yacimientos de la región, los parques naturales y las organizaciones protectoras del patrimonio, se preservan aún sus costumbres, rituales y lenguas. Cada vez se conocen más datos sobre este misterioso Imperio. Ahora solo falta revelar cuál es la verdadera fecha del Apocalipsis.

La religión de los Mayas

La religión maya creía en un orden universal inmutable, donde el ‘halach uinik’, de naturaleza humana y divina, era el máximo jefe de la ciudad-estado. Sus dioses no eran todopoderosos, pues no podían alterar el orden cósmico, y cada uno se dedicaba a una faceta de la vida: Yum Kaax era el dios de la agricultura, Buluc Chabtan el de la guerra, Kukulcán el del viento… En el siglo XVI su deidad suprema era Hunab-Ku, quien jamás fue representado en obras artísticas, y del que se cree que fue impulsado por los colonizadores para comenzar la transición hacia el monoteísmo.

El Juego de la Pelota

Este juego enfrentaba a dos equipos, formados por un mínimo de dos jugadores y un máximo de cinco. La dinámica consistía en introducir una pesada pelota de caucho por unos aros de piedra a cada lado del estadio utilizando solo sus caderas. Los partidos más importantes se celebraban frente a la multitud y participaban los guerreros más valientes, pues el equipo perdedor era asesinado. Algunos ecoparques, como el Xcaret, han logrado perpetuar este deporte ancestral a través de representaciones de partidos abiertos al público. Eso sí, todos terminan sanos y salvos.

Top 5 hoteles

México, Riviera Maya, Playa del Carmen

Riviera Maya Suites

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
México, Riviera Maya, Playa del Carmen

Petit Lafitte

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Media pensión
México, Riviera Maya, Playa del Carmen

Iberostar Quetzal

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Todo incluido
México, Riviera Maya, Playa del Carmen

Iberostar Tucan

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Todo incluido
México, Riviera Maya, Playa del Carmen

The Royal Haciendas Resort & Spa All Inclusive

20 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Todo incluido