Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Cómo transformar Roma en un parque de atracciones

Familia visitando el Coliseo
Niña pidiendo un deseo en la Fontana di Trevi
Niños jugando en las calles de Roma
Visita a los Museos Vaticanos
Visita a Roma en familia

¿En que otro lugar del mundo pueden los niños trepar a las cúpulas de las iglesias, buscar gladiadores, descubrir pasajes secretos y comer pizzas y helados a lo largo del camino?
Roma es una ciudad llena de atracciones para estimular la imaginación de los pequeños viajeros. La primera son los propios monumentos de la Ciudad Eterna, que mirados con ojos de niño, se pueden convertir en un campo de juegos inigualable. Empezando por el Coliseo, que resulta espectacular tanto para los adultos como para los niños. En los alrededores siempre suele haber centuriones disfrazados con los que los niños disfrutarán haciéndose una foto, siempre que los padres recuerden pactar el precio antes de hacerla para evitarse disgustos.
La segunda atracción que pone de acuerdo a pequeños y mayores es la Basílica de San Pedro, impresionante por las dimensiones gigantescas que tiene todo, empezando por las pilas de agua bendita que hay a los pies de la nave. También les gustará la figura de bronce de San Pedro con el pie desgastado, la cúpula vista desde el interior, el enorme baldaquino de bronce... Si tienen edad suficiente, no dejéis de subir a la cúpula: la aventura y la vista que tendrán desde arriba será una de sus mejores experiencias en Roma.

La Fontana di Trevi hay que verla tanto de día como de noche, y no puede faltar para los críos la ceremonia de lanzar de espaldas una moneda al agua. También les encantará la Piazza Navona, con su fuente llena de monstruos. Y la Piazza Spagna con su imponente escalinata, especialmente si la encontráis llena de gente y adornada con flores en primavera; si se da la rara circunstancia de encontrarla vacía resulta un poco desangelada.
Otro de los básicos romanos a los que hay que llevar a los niños es el Castillo de Sant'Angelo, lleno de pasadizos, escaleras, patios interiores, balcones con magníficas vistas del entorno y del interior, un enorme cofre del tesoro... ¿Qué más se puede pedir para estimular su imaginación?
El Panteón es visita obligada, tanto para adultos como para niños. Este monumento increíble impresiona a todos. Una historia que suele divertir a los pequeños es la de cómo se construyó una cúpula tan grande a base de ingenio. En lugar de utilizar andamios y soportes de madera, levantaron un enorme montículo de tierra, en cuyo interior se escondieron cientos de monedas de oro. Para retirar la tierra no hizo falta contratar obreros. El emperador dijo que cualquiera podía quedarse con las monedas que encontraran, y en pocos días desapareció toda la tierra.

La Bocca della Verità, emparentada con el cuento de Pinocho, suele depararles un rato emocionante cuando meten la mano en la famosa abertura, que se cierra repentinamente sobre los que no dicen la verdad. De allí se les puede llevar a los Mercados de Trajano, un laberinto con pasillos, escaleras y estrechas galerías donde jugar y pasarlo en grande. Por su parte, la visita a las Catacumbas de la Via Appia se puede completar con un descanso en los jardines de la primera calzada romana o recorrerla alquilando unas bicicletas.

Existen también un par de eventos militares que les divertirán. Para empezar está el cañón del Gianicolo, que dispara una salva todos los días a las 12 de la mañana para sincronizar las campanadas de todas las iglesias de la ciudad. En los días tranquilos, el cañonazo se escucha en todo el centro de Roma y es una fiesta para todo niño amante del jaleo que se encuentre en las proximidades. La segunda es la ceremonia del cambio de guardia frente al Palacio del Quirinal a las tres de la tarde. Se trata de un acto muy vistoso, casi como una danza y a sólo cinco minutos de la Fontana de Trevi.

Misterios escondidos

Roma es también la ciudad del barroco, el arte de la sorpresa, la fantasía y el engaño. Hay tres ejemplos de ilusionismo que asombrarán a tus hijos. En primer lugar está la perspectiva forzada de Borromini en el Palazzo Spada: una galería de 9 metros que parece tener 40. Por su parte, la falsa cúpula pintada en la iglesia de San Ignacio solo se aprecia correctamente desde un punto preciso de la iglesia. Y, por último, la iglesia del Gesù, con su imponente bóveda y las estancias de San Ignacio, donde admirar los frescos en trampantojo de las galerías que llevan hasta allí.

Planes solo para ellos

Roma ofrece además una amplia oferta específica para los más pequeños, empezando por el teatrillo de marionetas del Gianicolo, con gendarme, diablo, Polichinela, bellas damiselas... y garrotazos a mansalva. El Museo Explora es una recreación de una ciudad del juego hecha a medida de los pequeños, con un supermercado, una gasolinera y un banco donde los niños están al cargo. Por su parte, el Bioparco es el Jardín Zoológico de Roma, con más de 200 especies animales, mientras que Hydromania es un gran parque acuático en los alrededores de Roma.

Top 5 hoteles

Italia, Lacio, Roma

The First Roma Dolce

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Italia, Lacio, Roma

The Fifteen Keys Hotel

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Lacio, Roma

Palazzo Scanderbeg

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Lacio, Roma

Albergo delle Regioni

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Italia, Lacio, Roma

Rocco Forte Hotel De La Ville

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación