Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

La ciudad que es una película

Boca de la verdad
Cinecittá
Escenario de rodaje
Fontana di Trevi
Placa del director de cine Federico Fellini

La relación entre Roma y el cine es una historia de amor: las cámaras han conseguido retratar el lado más fotogénico de una ciudad abrumadoramente bella de por sí.
Roma siempre ha tenido una relación especial con el cine. Los episodios más conocidos de esta historia de amor se encuentran en la filmografía de Federico Fellini, especialmente en ‘La dolce vita’ y la escena de Anita Ekberg en la Fontana de Trevi, y en el romance imposible de ‘Vacaciones en Roma’, cuyo paseo en Vespa de Gregory Peck y Audrey Hepburn es una de las escenas más conocidas. Pero este romance no ha terminado. Incluso de los títulos más aclamados de los últimos años tiene a Roma no como escenario, si no como argumento principal de la película: ‘La gran belleza’, de Paolo Sorrentino.
El poder y el alcance del cine también afecta a las costumbres de los visitantes, incluso en una ciudad tan ‘eterna’ como Roma. Es el caso de la Boca de la Verdad, que tras aparecer en ‘Vacaciones en Roma’, pasó de ser una curiosidad más en una ciudad desbordante de puntos de atención a una visita imprescindible que acumula grandes colas. Algo parecido pasó con las novelas de Dan Brown, que no sólo atrajeron aún más miradas a la obra de Leonardo DaVinci, si no que suscitaron que llegaran al Vaticano visitantes con intereses menos religiosos, en busca de los escenarios de los crímenes de ‘Ángeles y Demonios’.
Hay dos grandes espacios visitables relacionados con las filmaciones. El nombre de uno de ellos es poco conocido, aunque puede que sus edificios nos suenen nada más verlo. Se trata de el barrio de viviendas públicas La Garbatella fundado en 1920. Su aspecto sigue el modelo inglés de ciudad jardín: edificios con patios circundantes, jardines y espacios verdes comunes. Un pueblo dentro de la ciudad. Su relación con las filmaciones incluye numerosas series de televisión y películas italianas. Un joven Alberto Sordi, protagonizó aquí en el año 1951 ‘Mamma mia che impresione’. También, Luciano Emmer realizó en el barrio en 1952 ‘Le ragazze in Piazza di Spagna’, con una jovencísima Lucía Bosé como protagonista. Y Nanni Moretti filmó en 1993 ‘Caro Diario’ entre estas casas.
Los escenarios de los clásicos estudios de Cinecittà, abiertos al público, ofrecen también un viaje emocionante. Por ejemplo, se pueden visitar los decorados y los planos diseñados para escenas de la coproducción de la BBC y HBO ‘Roma’, rodada en parte en los estudios con un gran presupuesto e impresionantes reconstrucciones de la Roma imperial. En la sección ‘Fábrica del Cine’ se recopilan los espacios al aire libre de la muestra y el vestuario de películas famosas, tanto italianas como extranjeras. Cinecittá fue también el escenario de películas que explican Roma y sus misterios, como en ‘El tormento y el éxtasis’, que narra el proceso de pintura de los frescos de la Capilla Sixtina por Miguel Ángel. Más recientemente, ha sido escenario de rodaje de ‘Gangs of New York’, ‘El paciente inglés’ o ‘La pasión de Cristo’, de Mel Gibson.

Una de romanos

Roma es la civilización extinta más filmada de la historia del cine. Y dónde mejor que rodarla que donde sucedió. La primera película fue una versión de ‘Cleopatra’ en 1912. En los años cincuenta y sesenta, sobre todo, se rodaron en Roma multitud de películas con este tema; incluso nació un género, el peplum, representado por películas de bajo presupuesto, escaso vestuario y sobredosis de cartón piedra. El género languideció en las décadas posteriores hasta que resucitó con ‘Gladiator’, de Ridley Scott, a finales del siglo XX. De entre las que se rodaron en la ciudad destaca ‘Cleopatra’ en 1963, con Elizabeth Taylor, y Ben Hur, de 1959, con Charlton Heston.

La capital del neorrealismo

El cine no ha dudado en mostrar la cara más dura y amarga de Roma, pero nunca tanto como los directores neorrealistas como Vittorio de Sica en ‘Ladrón de bicicletas’, Rossellini en ‘Roma, Cittá Aperta’, o Ettore Scola con ‘Una giornata particulare’. La clave del neorrealismo era precisamente el naturalismo con el que se mostraban las condiciones sociales y los sentimientos de los protagonistas. Para este fin, desecharon los escenarios artificiales en favor de los reales, lo que nos ha dejado un retrato eterno de la ciudad tal y como era hace poco más de medio siglo.

Top 5 hoteles

Italia, Lacio, Roma

Maison Evelina

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Lacio, Roma

Domus Libera

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Lacio, Roma

The Fifteen Keys Hotel

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Italia, Lacio, Roma

Albergo delle Regioni

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Italia, Lacio, Roma

Martis Palace Hotel

27 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno