Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

La cerveza también es austriaca

Cerveza austriaca
Fábrica de cerveza Stiegl-Brauerei
‘Beer garden’ de Stieglkeller
Die Weisse
Tour en la Augustiner Bräu

© Tourismus Salzburg GMBH © Tourismus Salzburg GMBH Bernt Rostad on Visual Hunt / CC BY

Unos crían la fama y otros fermentan la cebada. El ‘pan líquido’ de los alemanes no se fabrica solo en Baviera. En Austria, Salzburgo se erige como orgullosa capital de la cerveza.
Con el país vecino tienen muchas cosas en común: el idioma, la historia, montañas y paisajes… Pero Salzburgo y Alemania comparten algo más: un amor incondicional por la malta, el lúpulo y la cebada. La tradición cervecera de Salzburgo se remonta al siglo XIV, cuando las primeras cervecerías comerciales fueron establecidas en la ciudad. En 1860 había unas 75 fábricas de cerveza y, aunque el número descendió notablemente después de las guerras mundiales, sigue siendo la bebida favorita de los austriacos. Actualmente existen unas diez compañías cerveceras en Salzburgo y alrededores, y con el auge de la cerveza artesana, empiezan a aparecer ‘microcervecerías’ decididas a conservar este oficio elevado a la categoría de arte.

Una de las fábricas de cerveza más antiguas es Stiegl-Brauerei, todavía en activo. Aparece por primera vez en documentos en el año 1492, y desde entonces ha mantenido “el arte de la cerveza al más alto nivel”. Hoy ya no es una pequeña fábrica familiar sino la cervecería privada más grande de Austria. Su receta se rige por la ‘ley de la pureza’, decretada por Guillermo IV de Baviera en 1516, y todos los ingredientes que utilizan son locales: agua de manantial de la montaña Untersberg, cebada de la región de Weinviertel y cepas de levadura y lúpulo cultivadas por ellos mismos. Su secreto está en su fermentación, a 12º, para que tenga más cuerpo.

En Stiegl-Brauwelt se puede conocer su historia, su proceso de elaboración y su sabor. En un recorrido multisensorial, los visitantes se introducen casi literalmente en el mundo de la cerveza Stiegl gracias a su pantalla de 270º. Su museo, su bodega y una pequeña degustación de la mano de un maestro cervecero completan una experiencia imprescindible para los amantes de la cerveza. Este espacio, en el que se mima cada detalle, ejemplifica a la perfección la fórmula que ha mantenido a la cervecería Stiegl en lo alto: una mezcla de tradición y modernidad tan equilibrada como su Goldbräu.

En el monasterio agustino Augustiner Bräu la balanza se inclina del lado de la tradición. A los pies de la montaña Mönschberg se encuentra esta cervecería, la más grande de Austria con sus 5.000 metros cuadrados de salones interiores y un gigantesco ‘beer garden’. Aquí, los monjes llevan elaborando su propia cerveza desde 1621 y continúan sirviéndola directamente de barriles de madera a jarras de loza, como se hacía antiguamente. Además de maridarla con especialidades ‘delicatessen’ regionales en los puestos del ‘Schmankerlgang’, se puede contratar un tour para conocer cómo se produce, desde la fabricación hasta el embotellado, un proceso que dura unas doce semanas y que casi siempre acaba con un brindis al grito de ‘prost!’.

Die Weisse es una cervecería relativamente moderna, con poco más de un siglo de vida. Su ‘pale ale’ de trigo es la más vendida y se sirve en botellas con cierre hermético, un toque ‘vintage’ que recuerda lo artesanal de su producción. Además, son pioneros en la elaboración de cerveza de trigo sin gluten, y es que la innovación no está reñida con el sabor ni el respeto por las tradiciones. En Trumer World, en la cercana Obertrum, lo reivindican cada día. Su moderna arquitectura guarda secretos de hace más de cuatrocientos años, que combinan con invenciones como la fuente de cerveza, de la que brota Trumer Pils de grifo. Es como si hubieran escuchado a los maestros cerveceros de Kaltenhausen, la cervecería más antigua de Austria, también en Salzburgo, que afirman que “la tradición descubre algo nuevo cada día”. Nosotros encantados, siempre que se sirva en una jarra bien fría.

Cerveza al fresco

La cerveza Stiegl no falta prácticamente en ninguno de los bares de la ciudad, pero el lugar más especial para degustarla es en un ‘beer garden’, concretamente en el de Stieglkeller. Un dicho popular reza que “si no has estado en Stieglkeller, no has estado en Salzburgo”, y no le falta razón. Se sitúa bajo la fortaleza de Hohensalzburg y presume de tener las mejores vistas del casco antiguo desde las alturas. Otro de los mejores ‘beer gardens’ de Salzburgo es el de Augustiner Bräu, con capacidad para 1.400 personas y un apretado calendario de eventos, con festivales y conciertos de música en directo.

Bebida de temporada

Según el mes en que se visite la ciudad se podrá disfrutar de unas cervezas u otras. Casi todas las cervecerías ofrecen creaciones ‘de temporada’ en edición limitada, como la Oktoberbeer de Zipfer Bierhaus, disponible de septiembre a noviembre, o Fastenbier, que sirven en Augustiner Bräu del miércoles de Ceniza hasta Pascua. En diciembre, se puede probar una Stiegl de lo más navideña, con miel y canela para un toque invernal.

Top 5 hoteles

Austria, Pinzgau, Salzburgo

Small Luxury Hotel Goldgasse

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Austria, Pinzgau, Salzburgo

Stein

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Austria, Pinzgau, Salzburgo

Der Salzburger Hof

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Austria, Pinzgau, Salzburgo

ACHAT Plaza Zum Hirschen Salzburg

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Austria, Pinzgau, Salzburgo

Austria Trend Hotel Europa Salzburg

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación