Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Australia, la mayor prisión de Reino Unido

Cockatoo Island
Hamacas en Hyde Park Barracks
Interior de Port Arthur en Tasmania
Port Arthur en la isla de Tasmania
Hyde Park Barracks

James Horan Port Arthur Historic Site Management Authority

Creyendo que la tierra descubierta no tenía valor, la Corona británica decidió deportar allí a los reos que atestaban las cárceles inglesas. Hoy, todavía pueden visitarse algunas de ellas.
En el siglo XVIII, las primeras exploraciones inglesas concluyeron que aquella tierra no poseía riquezas, por lo que el rey de Inglaterra decidió deportar allí los presos, ya que existía superpoblación en sus cárceles. El castigo más ejemplarizante en la época comenzó a ser el confinamiento a las colonias. Una vez independizada Norteamérica, Australia pasó a ser el destino principial destino de los prisioneros ingleses. Los primeros convictos llegaron en el año 1788 a las órdenes del capitán Arthur Phillip y en la llamada ‘primera flota’ se envió una decena de barcos con unos 750 reos hasta Port Jackson. Aquel primer asentamiento se estableció en Nueva Gales del Sur, las bases de la actual Sídney, el 26 de enero, fecha que se sigue celebrando como el Día de Australia. Rápidamente la ciudad y la población crecieron a causa de la cantidad de presos que iban llegando. Se calcula un total de unos 165.000 entre los años 1788 y 1868. Allí comenzaban una nueva vida como mano de obra muy necesaria para poner en pie caminos, puertos, casas, puentes… todo lo que requería una colonia en formación para recibir a los nuevos habitantes. Hyde Park Barracks, entre los Reales Jardines Botánicos y Hyde Park fueron los primeros barracones construidos por y para los convictos en Australia. Inaugurados en el año 1819, fueron el centro administrativo de los convictos en las colonias y hoy recuerdan aquellos días transformados en museo. Allí puedes conocer cómo era el día a día de los presos en aquella época, tumbarte en las hamacas en las que dormían y consultar la base de datos de los prisioneros que allí vivieron. Además, se exponen objetos pertenecientes a los prisioneros y se cuenta la historia de algunos de ellos. Los niños pueden seguir también el ‘Sendero de las Ratas’, en el que tendrán que recolectar pistas históricas.

Hyde Park Barracks forma parte de los ‘Sitios australianos de presidios’, Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO junto a otros diez penales repartidos por el país. Estas cárceles dependientes de Gran Bretaña se establecieron entre los s. XVIII y s. XIX y en ellas vivieron decenas de miles de hombres, mujeres y niños. Casi todas se distribuyen entre los alrededores de Sídney y Fremantle y las islas de Tasmania y Norfolk. Puedes visitarlos casi todos, pero uno de los que más preparado está para los turistas es la prisión de Fremantle (Western Australia), a veinte kilómetros de Perth. Estuvo operativa desde 1850 hasta su cierre como cárcel de máxima seguridad en 1991. En sus tours te adentrarás en los lugares de castigo con un puesto de azotes y celdas de aislamiento, así como la capilla y el pabellón de las mujeres. En ‘Great Escapes Tour’ conocerás la historia del ladrón Moondyne Joe, quien pasó a la historia por ser el preso que más veces ha escapado de una cárcel, un experto escapista que, incluso con grilletes especialmente fabricados para él, era capaz de huir. Y si te gusta el arte elige ‘Prison Art Tour’. Te mostrarán las pinturas que hicieron en las paredes los antiguos reclusos.

Además de Hyde Park Barracks y la prisión de Fremantle, sobresalen otros ‘Sitios australianos de presidios’ como la cárcel de la isla Cockatoo, en Sídney, que fue además escuela industrial y reformatorio. Allí los presos construyeron dos diques secos y fue el mayor astillero de Australia. Old Great North Road, antigua carretera de convictos, es Patrimonio de la Humanidad. Tampoco puedes perderte el Área Histórica de Kingston y Arthur's Vale, situados en la costa de Kingston, al sur de la isla Norfolk.

Port Arthur, testigo de muerte

La isla Tasmania posee el penal colonial más grande del país: Port Arthur. Conforma un gran complejo ubicado a 60 kilómetros de Hobart, la capital. Ha sido reconvertido en museo al aire libre donde pagando una entrada (válida para dos días consecutivos) dispones de un tour guiado por todo el sitio histórico, un crucero por la bahía, acceso a los edificios como barracones, ruinas, jardines y casas restauradas, y experiencias interactivas. Al caer la noche, apúntate a su ‘Ghost tour’ y sumérgete en el lado más tétrico de este presidio a través de sus inquietantes historias de misterio.

Nueva Gales del Sur y sus Patrimonios de la Humanidad

Los sitios australianos de presidios fueron incluidos en la lista en 2010, pero comparten el honor con otros cinco lugares de Nueva Gales del Sur. La Ópera de Sídney es uno de ellos, y el único junto a los cuatro Sitios de presidios que ha sido realizado por la mano del hombre. El resto son parques y reservas naturales en los que apreciar la naturaleza salvaje del país australiano. Son la región de los Lagos Willandra, la isla de Lord Howe, los bosques húmedos Gondwana y la región de las Montañas Azules.