Atención Al Cliente 09:00 - 21:00
(Lunes - Viernes)

917 58 28 29

Atención Al Cliente 10:00 - 16:00
(Sabados)

917 58 28 29
TUI DE

Un verano en St. Moritz

Ciclismo en el trayecto del Bernina Express
Senderismo en Corvatsch, con vistas al lago Silvaplana
Engadin St. Moritz, entre los lagos Sils y Silvaplana
Campos de Kulm Golf
Paseo en carruaje por el lago Lej da Staz

Swiss-image.ch / Markus Greber Swiss-image.ch / Christof Sonderegger Swiss-image.ch / Christof Sonderegger Swiss-image.ch / Christof Sonderegger Swiss-image.ch/Christof Sonderegger

La cuna de las vacaciones de esquí y los deportes alpinos se pone el bañador. Llega el deshielo y St. Moritz cambia de cara. Los deportes veraniegos toman el relevo a los esquís.
La segunda parte de los aclamados ‘Aforismos’ de Nietzsche iba a llamarse ‘Pensamientos en Saint Moritz’, pues fue el lugar desde el que el filósofo los compuso en el verano de 1879. Finalmente, no perduró el nombre, pero sí la esencia del lugar, de la que quedó impregnado el texto. Pasar un verano en este paraje no inspira a todo el mundo como para engendrar una de las obras cumbres de la literatura, pero al menos podrá intentarlo. Y si la inspiración continúa sin llegar, puede pasar al plan B: dejarse seducir por una ciudad en la que el sol brilla durante 322 días al año.

Cuando el verano llega a St. Moritz, los espacios que han sido refugio y guarida, se destapan. Abren las terrazas y las botas de esquiar dan paso a las de montaña. El senderismo es una de las actividades más practicadas en el verano suizo. Ayudan sus parajes de color verde intenso y sus lagos. Sus montañas, como el Piz Bernina, a 4.000 metros de altitud en los Alpes Orientales. A diez kilómetros de St.Moritz se encuentra Sils, un pequeño pueblo de apenas 700 habitantes, ubicado entre el lago homónimo y el Lago Silvaplana, a la entrada del valle de Fex. Friedrich Nietzsche y artistas como Beuys o David Bowie frecuentaban la zona, quizá en busca de inspiración, o para huir del ajetreo en un espacio que invita a relajarse.

Lugar de descanso, de caminar y de paseos al atardecer bordeando los lagos. Pero es más. St. Moritz ha sido sede en dos ocasiones de los Juegos Olímpicos de Invierno, en 1928 y en 1948. Lleva el deporte adherido a sus bosques y a su gente. Senderismo, paseos en bici, remo, vela y windsurf son algunas de sus actividades disponibles en verano. Los deportes acuáticos pueden realizarse tanto en los lagos propios de St. Moritz como el de Silvaplana. A estos se suman montar a caballo, el tenis, el minigolf o el golf, con cuatro campos. El Kulm Hotel ofrece programas que combinan el golf y el bridge y que permite el acceso a varios campos.

Aprovechando las temperaturas más agradables, el camping es una buena opción para alojarse en St. Moritz. Existen varios, y desde la mayoría se inician senderos. ‘Madulain’, cerca de Zuoz, o ‘Morteratsch’, con vistas al macizo de la Bernina a 1.850 metros sobre el nivel del mar, son algunas opciones.

Lo hoteles tienen una ventaja añadida en verano. Son más económicos que en temporada de esquí. El Suvretta House nunca defrauda: ofrece tratamientos de spa, piscina-solarium con una cascada de pizarra, paseos en telesilla hasta las cimas de las montañas y del Restaurante Trutz, a 7.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

La banda sonora estival tampoco falta en St. Moritz. BSI Engadin Festival llega con el calor de agosto y se centra en la música clásica. También celebran un Festival de Jazz durante los tres meses de verano.

Rutas gastronómicas

El Ferrocarril Rético ofrece algunos viajes que incluyen propuestas de comida gourmet y rutas culinarias. Pero no es esta la única oferta gastronómica que ofrece una ciudad que también conquista por el estómago. En los meses de verano, concretamente de junio a octubre, se pueden reservar recorridos con guías por senderos de montaña. Desayuno y comida incluidos. La subida de Sils a Furtschellas llega hasta el restaurante La Chüdera, con vistas a los lagos, mientras que al bajar por Val Fex, se pueden probar los platos del restaurante Crasta.

Las mejores vistas sin nieve

Los trenes panorámicos Premium ofrecen varios trayectos de lujo durante todo el año. El tren Bernina Express es uno de los más recomendados. Desciende desde los Alpes hasta el viaducto de Landwasser y surca la ladera del macizo de la Bernina. Algunos trayectos solo pueden realizarse en verano, cuando descienden las temperaturas y se despeja la zona de nieve. El Palma Express, por ejemplo, solo viaja desde finales de marzo y hasta diciembre.

Top 5 hoteles

Suiza, Alpes suizos, Sils im Engadin/Segl

Parkhotel Margna

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Suiza, Alpes suizos, Pontresina

Hotel Saratz Pontresina

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Suiza, Alpes suizos, Sankt Moritz

Sport & Wellnesshotel San Gian St. Moritz

25 febrero 2020, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación