912 910 355
Horario de Atención:
24 horas
TUI DE

La capital musical de Europa

Estatua de Johann Strauss en Stadtpark
La Ópera de Viena acoge unas 300 representaciones por temporada
Monumento a Mozart  en el en el jardín Burggarten
Concierto
Músicos

Cha già José via VisualHunt / CC BY-SA Guillaume Speurt via Visual Hunt / CC BY-SA

Mozart dijo que era la mejor ciudad del mundo para su profesión, y los más de 15.000 conciertos que se celebran anualmente en Viena demuestran que tenía razón.
Puede sentirse, o mejor dicho, escucharse en cada una de sus calles. Por ellas pasearon los más grandes compositores de la historia: Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Franz Joseph Haydn, Franz Peter Schubert, Johann Strauss (padre e hijo)... Son nombres conocidos y admirados, incluso por aquellos que no son eruditos de la música clásica. Pero no es el único motivo. La capital de Austria ejemplifica que, si quieres fomentar algo, primero necesitas invertir. Una ciudad no posee esta faceta musical y cultural si no ha creado previamente espacios para ello, y los vieneses pueden presumir de haberlo hecho: teatros, salas de concierto, academias, conservatorios y la ópera más famosa del mundo, la Ópera Estatal de Viena.
La música se cuela también en los museos. Están dedicados a instrumentos musicales (como aquellos renacentistas o barrocos que componen la colección del Palacio Hofburg) o al propio arte en sí, como La Casa de la Música (Haus der Musik). Fue la residencia del primer director de la Orquesta Filarmónica de Viena, y se ha reconvertido en un museo de seis plantas donde no sólo se ven y estudian instrumentos o partituras, sino que también se interactúa con ellos creando, por ejemplo, tu propia ópera en un escenario virtual. Los niños también pueden divertirse dirigiendo un particular “concierto zoológico” en el que cada animal canta un estilo musical. Las casas donde habitaron los músicos también se han transformado en museos, como el apartamento de Strauss o la Casa de Mozart, en el número 5 de la calle Domgasse. Pese a haber nacido en Salzburgo, dio sus primeras giras musicales en Viena, donde conoció el éxito. Allí vivió durante una década y compuso muchas de sus obras más famosas, entre ellas ‘La flauta mágica’. Fue en la Catedral de San Esteban, símbolo de la ciudad, donde Mozart contrajo matrimonio con su esposa Constanze y donde se celebró su funeral.
No hay sólo rutas turísticas para conocer monumentos, también las hay dedicadas expresamente a descubrir los rincones más musicales. Para disfrutar de quince minutos de música de órgano, no tienes más que acudir a las doce frente al reloj Anker situado en Hoch Mark. También se puede optar por la vertiente educativa, acudiendo a conocer la Universidad de Música y Arte Dramático (MDW), ubicada en pleno corazón de la ciudad. Con un poco de suerte, se puede presenciar algún concierto de los alumnos de esta institución.
A pesar de su innegable importancia, la música clásica no tiene el monopolio de este arte en la ciudad. En la capital austríaca existe una verdadera afición por el jazz, el cual puede escucharse y disfrutarse en muchos pubs y restaurantes como el Albertina Passage o el Monday's Finest. También es muy célebre el Festival de Jazz de Viena, que tiene lugar todos los veranos la primera semana de julio. Locales como el Escape o el Amananth's Place demuestran que el rock también tiene un importante hueco en el corazón de los vieneses que, desde el año 2015, pueden disfrutar de los mejores grupos rockeros en el festival Rock in Viena. Los ritmos electrónicos y house también están presentes en la ciudad, animando las noches en las numerosas discotecas vienesas, siendo Flex y Pratersauna sus máximos exponentes.

Viena es el lugar donde los silencios suenan a vals, la Ringstrasse es un pentagrama y los vieneses, corcheas en una escala musical que recorre cada calle de la ciudad, desde el Prater hasta la Stephansplatz. ¡Música, maestro!

La Orquesta Filarmónica de Viena

La considerada como “mejor orquesta del mundo” tiene su origen a mediados del siglo XIX. Es conocida mundialmente por su célebre Concierto de Año Nuevo, que tiene lugar cada 1 de Enero desde el año 1941 y es retransmitido en varios países por televisión. A pesar de su fama, la orquesta ha recibido también numerosas críticas por no permitir hasta 1997 que las mujeres fuesen miembro de pleno derecho, algo que cambió con Anna Lelkes, arpista que lo logró tras más de veinte años tocando en ella sin ser miembro.

Viena, la cuna del vals

El vals, archiconocido baile de pasos rápidos y ritmo de tres por cuatro, es la danza cuasi oficial de cualquier boda que se precie. Fue Johann Strauss (padre) quien popularizó este baile a lo largo del mundo componiendo 152 vals vieneses, siendo el más famoso de ellos Lorelei Rhein Klänge. La ciudad de Viena ha recogido el testigo de su legado y hoy en día pueden verse numerosas exhibiciones artísticas de vals en la Ópera y en teatros. Pueden aprenderlo turistas y vieneses en sitios como la Escuela de danza Rueff, donde no es necesario matricularse.

Top 5 hoteles