912 910 355
Horario de Atención:
24 horas
TUI DE

La vecina más ilustre de Viena

Muro
Desfile
Opera
Navidad
Ringstrasse frente al Teatro Imperial

kadluba via Visualhunt.com / CC BY-SA

Un ambicioso proyecto que cambió la capital austriaca para siempre. Así es la Ringstrasse, la avenida más emblemática de la ciudad que traslada la época imperial hasta nuestros días.
Corría el año 1857 cuando el emperador Francisco José I comenzó a derribar la antigua muralla vienesa, que databa del siglo XIII. Estos muros, con el inexorable crecimiento de la ciudad, se habían convertido más en un estorbo que en una protección. Sin embargo, Francisco José I no quería tan sólo derribarlos: en su decreto Es ist Mein Wille, que significa Es mi voluntad, el emperador austriaco anunciaba su proyecto de crear un gran bulevar donde antes se hallaba la muralla y convocó un concurso de arquitectos. Al ser gestada como un bulevar lujoso, la Ringstrasse contó en su proyecto con una avenida paralela por la que circularían los vehículos de carácter industrial. El 1 de mayo de 1865 tuvo lugar el acto de inaguración de la Ringstrasse, aún incompleta. Algunos de los edificios y monumentos principales, como el barracón de Roßau (actual sede del ministerio de Defensa austríaco) o la Ópera, fueron terminados antes del año 1870. Sin embargo, las obras se dilataron hasta casi cinco décadas después.
La Ringstrasse fue construida bajo las órdenes de los mejores arquitectos de la época, como Theophil von Hansen, Heinrich von Ferstel, Gottfried Semper y Carl von Hasenauer. Estos siguieron los cánones de belleza historicistas, que imitaban estilos arquitectónicos y artísticos de otras épocas, e instauraron el suyo propio tras la construcción del bulevar. Fue un hito en la historia vienesa, tanto por el cánon que instauró como por su importancia socioeconómica. Su creación permitió a la burguesía acceder al centro del Viena, algo que, hasta entonces, era exclusivo de la realeza y la aristocracia. Se convirtió también en el símbolo del Imperio Austriaco, que comenzaba ya su decadencia. Aun así, se invirtió una gran suma de dinero en dotar a la Ringstrasse de la belleza que todavía hoy conserva.

En un proyecto tan ambicioso como éste, nada fue dejado al azar. Se tuvo en cuenta la construcción de edificios claves para la vida de los vieneses: el Ayuntamiento y el Parlamento de Austria, que marcaban la vida política de la ciudad y el país; la Ópera o los Museos de Historia del Arte y de Historia Natural, que representaban el ocio y la cultura; la Bolsa de Viena, un templo a la economía, la Universidad, que se encargaría de la formación de generaciones venideras... Incluso la vida religiosa fue complacida, con la construcción de la Iglesia Votiva en 1879. También se edificaron varios palacios donde residían burgueses y nobles que hoy se han reconvertido en hoteles del más alto nivel, como el Palacio Württemberg que actualmente es el lujoso Hotel Imperial.
No sólo el arte imperial tiene cabida, ya que en ella fue construido entre 1897 y 1898 el Pabellón de la Secesión, que serviría como sede a los miembros de esta corriente artística modernista. Gustav Klimt, autor de ‘El Beso’, fue uno de los miembros más activos de este movimiento. En el piso subterráneo del pabellón se encuentra su ‘Friso de Beethoven’, aunque para disfrutar de más obras de este artista habrá que salirse de la Ringstrasse para visitar el Palacio Beldevere.
La vida imperial y la vida moderna conviven a ambos lados de la Ringstrasse. Más de 150 años depués de su inauguración, el emperador logró sus objetivos: hoy, es una de las principales vías de tráfico de la ciudad, un excelente lugar para pasear y una calle repleta de establecimientos para ir de compras o restaurantes. Se hizo “su voluntad”.

La Ringstrasse, sede de numerosos eventos

Esta centenaria avenida alberga, anualmente, dos grandes eventos: la Maratón de Viena, en la que más de 40.000 corredores recorren la Ringstrasse mientras se deleitan con sus monumentales edificios, y la fiesta del Orgullo Gay. Para esta festividad, el ayuntamiento vienés organiza un colorido desfile que cierra el bulevar al tráfico para dejar paso a las carrozas y los disfraces estrafalarios. La Ringstrasse, también, es el recorrido predilecto para cualquier manifestación que tenga lugar en la ciudad de Viena.

Hitler y la Ringstrasse

Cuando el ejército nazi anexionó Austria, Viena fue uno de los puntos donde Hitler fijó su atención. La idea de Adolf Hitler consistía en modelar Viena al estilo nazi, convirtiéndola en la segunda ciudad más importante del ‘Reich’ para que sirviese de paso al este de Europa. La Ringstrasse era lo que más llamaba la atención del dictador, que admiraba el aspecto monumental del bulevar y planificaba llevar a cabo algo similar con el resto de la ciudad.

Top 5 hoteles

Austria, Wien, Viena

Sans Souci

30 septiembre 2018, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Austria, Wien, Viena

Best Western Premier Kaiserhof Wien

26 septiembre 2018, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Austria, Wien, Viena

Capri

26 septiembre 2018, 2 noches, 2 Personas, Desayuno
Austria, Wien, Viena

Palais Hansen Kempinski Vienna

30 septiembre 2018, 2 noches, 2 Personas, Sólo Habitación
Austria, Wien, Viena

Park Hyatt Vienna

30 septiembre 2018, 2 noches, 2 Personas, Desayuno